Olvídate de la sensibilidad dental con estos remedios caseros. ¡Ya podrás comer helados!

4 remedios caseros para aliviar la sensibilidad dental.

¿Sientes una molesta sensación en los dientes al beber algo frío o al comerte un helado? Entonces es muy posibles que sufras de sensibilidad dental. Esta dolencia se da en muchas personas al ingerir alimentos muy fríos o calientes.

Ante ello, ¿quieres descubrir cómo aliviar la sensibilidad dental? El portal Hola menciona cuatro remedios caseros para dolores punzantes que se originan en la boca. ¡Ya tienes la solución!

Enjuagues con agua y sal

Este es sin duda el remedio casero más sencillo y efectivo ante determinadas dolencias e infecciones bucales. La sal tiene propiedades antibacterianas y puede sernos de gran ayuda a la hora de tratar la sensibilidad dental. Solo tienes que diluir una cucharadita en un vaso de agua templada y realizar enjuagues dos veces al día, tras el cepillado de dientes habitual.

Bicarbonato de sodio

En ocasiones, la falta de saliva en la boca (conocida como xerostomía) agrava la sensación de dolor punzante en el esmalte dental. Es ese caso el bicarbonato de sodio resulta de gran ayuda. La cantidad de bicarbonato que necesitamos es la cuarta parte de una cucharada diluida en agua. Puedes realizar varios enjuagues al día e, incluso, puedes cepillar tus dientes con el cepillo humedecido en esta mezcla.

Jengibre

La raíz de jengibre tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes que reducen la molesta sensibilidad de nuestros dientes gracias a su efecto calmante. Puedes rallar un trozo de raíz y aplicarlo directamente sobre la zona en la que tengas la molestia, aunque lo más recomendable es que prepares una infusión con la que puedas realizar varios enjuagues al día.

Infusión de menta

La menta es antibacteriana y antiinflamatoria, por lo que disminuye el dolor causado por la sensibilidad del esmalte dental y evita que aumenten las bacterias causantes de posibles infecciones. Infusiona hojas de menta durante unos minutos en agua hirviendo y luego deja que se enfríe. Entonces podrás realizar con esta infusión varios enjuagues al día.

Cabe mencionar que los dientes sensibles generalmente son el resultado del esmalte desgastado o de raíces expuestas, sin embargo, en ocasiones, las molestias en los dientes son producidas por otros factores, como una caries, un diente agrietado o astillado, un empaste gastado o una enfermedad de las encías, explica el portal Clinic Mayo.

Te puede interesar