Esto es todo lo que tienes que saber sobre las valvupatías

El mal funcionamiento de las válvulas del corazón puede deteriorarlo hasta provocar insuficiencia cardíaca si no se sigue un tratamiento adecuado.

Este 29 de septiembre se celebra el Día Mundial del Corazón. La Federación Mundial del Corazón con el apoyo de la OMS y la UNESCO designó este día como una estrategia, para así poder tener la oportunidad de dar a conocer masivamente las enfermedades cardiovasculares, su prevención, control y tratamiento.

Una de ellas son las valvupatías. Por esta razón, la Asociación Española de Portadores de Válvulas Cardíacas (AEPOVAC) responde algunas preguntas sobre el mal funcionamiento de las válvulas de este órgano vital.

  NO PUEDES VER: ¡A cuidar el corazón!

NO PUEDES VER: ¡A cuidar el corazón!

¿Qué son las valvupatías?

Las valvulopatías son un conjunto de enfermedades cardiovasculares causadas por un mal funcionamiento de una o más válvulas del corazón que causan un trabajo añadido a la hora de bombear sangre al cuerpo. Pueden ser de dos tipos:

- La válvula no se cierra correctamente. La sangre retrocede en lugar de avanzar hacia el resto del cuerpo y causa insuficiencia o regurgitación valvular.

- La válvula no se abre completamente. El estrechamiento, conocido como estenosis u obstrucción valvular, dificulta el paso de la sangre.

Con el paso del tiempo, se produce un debilitamiento del músculo cardíaco que, sin el tratamiento adecuado, puede llevar a la insuficiencia cardíaca.

Según la Asociación Española de Portadores de Válvulas Cardiacas y Anticoagulados (AEPOVAC), las valvulopatías son responsables de entre el 8 y el 26% de los casos de insuficiencia cardiaca.

 

Válvulas cardiacas

 

¿Cuáles son sus causas?

Una de las causas principales es el envejecimiento, por lo que se prevé que el número de afectados siga creciendo debido al aumento de la población de edad avanzada. Además, existen otras como las infecciones (fiebre reumática), defectos valvulares de nacimiento o enfermedades del corazón.

¿Cuáles son los síntomas?

El desarrollo es progresivo, por lo que las valvulopatías pueden pasar desapercibidas durante muchos años. Los síntomas son muy generales y en ocasiones se atribuyen erróneamente al envejecimiento. Aunque pueden variar según la válvula afectada, son frecuentes:

- Sensación de falta de aire

- Fatiga o cansancio

- Dolor en el pecho

- Palpitaciones

- Tos

- Hinchazón en tobillos y pies

El 35% de los españoles consultados en la encuesta europea Heart Health consideran que evaluar la enfermedad vascular en mayores de 65 años debería ser un objetivo prioritario en atención primaria.

Sin embargo, tan solo entre el 17 y el 21% de los mismos comunica a su médico la presencia de estos síntomas.

La AEPOVAC advierte que no detectar a tiempo los síntomas o atribuirlos al envejecimiento causa a más de la mitad de los pacientes la muerte en un plazo de dos años.

 

Corazón

 

¿Cómo se diagnostica?

A menudo producen unos sonidos conocidos como “soplos” que se producen cuando la sangre pasa por la válvula dañada. Estos sonidos son detectables cuando el profesional ausculta al paciente con el fonedoscopio.

Para confirmar el diagnóstico de valvulopatía la prueba más utilizada es el ecocardiograma, aunque también se pueden realizar radiografías o electrocardiogramas.

El 46% de los encuestados afirma que el uso que su médico hace del fonedoscopio para auscultar su corazón es excepcional

La AEPOVAC promueve la detección precoz de la enfermedad mediante actuaciones tan sencillas como el uso de fonesdoscopio en las visitas rutinarias de atención primaria en personas de edad avanzada.

Según la encuesta Heart Health de 2017, apenas el 8% de los encuestados está familiarizado con las enfermedades vasculares.

¿Cuál es el tratamiento?

Depende del tipo de válvula enferma y de la gravedad de la valvulopatía. Si no es grave, puede ser suficiente mantener unos hábitos de vida saludables y realizar un seguimiento de la enfermedad, sin tomar medicación. Si grave y la medicación no es suficiente o no se tolera bien, puede ser necesaria una cirugía para reparar o reemplazar la válvula.

En España predominan las válvulas mecánicas y sólo un 37% de las válvulas implantadas son biológicas

Mediante el tratamiento quirúrgico se cambia la válvula que está deteriorada por una prótesis que puede ser dos tipos:

- Válvulas mecánicas. Están fabricadas con plástico, metal e incluso carbón pirolítico. Algunas de sus ventajas son su larga vida útil (20-30 años) y que forman pocos coágulos, embolias o hemorragias. Su principal desventaja es que se obstruyen y los pacientes tiene que tomar anticoagulantes orales diariamente de forma indefinida.

- Válvulas biológicas. Fabricadas con tejido humano o animal (cerdo, vaca o caballo). Su duración limitada (15-20 años) y transcurrido este tiempo se suelen desgarra o calcificar.

Guillermo Reyes Copa, jefe de servicio de Cirugía Cardíaca en el Hospital Universitario de La Princesa (Madrid), afirma que se siguen investigando fórmulas que permitan aumentar la durabilidad de las válvulas, ya que según el cirujano cardiovascular, “es algo necesario a medida que aumenta la expectativa de vida de la población general”.

A esto, destaca las válvulas percutáneas como alternativa para aquellos que antes no podían operarse por tener un elevado riesgo quirúrgico.

De acuerdo con la AEPOVAC, el tratamiento, ya sea mediante el reemplazo o la reparación de las válvulas dañadas, es eficaz para tratar los síntomas, mejorar la esperanza de vida y ayudar a los pacientes a recuperar una vida normal.

Con información de Efe.

 

Válvulas del corazón

Te puede interesar

VIDEO TIPS

SÍGUENOS