USA: mujer muere por COVID-19 tras recibir un trasplante de pulmones de una donante infectada

Los médicos detallaron que este es el único caso confirmado entre casi 40.000 trasplantes realizados en 2020.

En el estado de Michigan, una mujer falleció por COVID-19. Su deceso fue dos meses después de un trasplante de doble pulmón de una donante que estaba infectada del virus, aunque al inicio no mostró síntomas e inicialmente dio negativo a las pruebas, según el estudio publicado en American Journal of Transplantation.

De acuerdo a lo que mencionaron los especialistas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan, este sería el primer caso probado de COVID-19 en EE.UU. en el que el coronavirus se transmitió mediante un trasplante de órganos. 

Pocos días después de haber hecho el trasplante, el cirujano se infectó con el coronavirus; sin embargo, se recuperó favorablemente.

Aparentemente, el incidente es aislado porque es el único caso confirmado entre casi 40.000 trasplantes ejecutados en 2020, así señalaron lo médicos en NBC News.

La donante de los pulmones murió luego de sufrir una lesión cerebral grave en un accidente de tránsito y se convirtieron en una opción para salvar a la mujer que padecía una enfermedad pulmonar obstructiva crónica. 

El director de la facultad, Daniel Richard Kaul, comentó que las muestras rutinarias de nariz y garganta recolectadas, tanto en los donantes como los receptores, dieron negativo por coronavirus.

"No habríamos usado los pulmones en absoluto si hubiésemos tenido un resultado positivo en la prueba de covid […] Todas las pruebas que normalmente hacemos y podemos hacer, las hicimos", agregó el médico.

Tres días después de la cirugía, la fiebre de la receptora aumentó, su presión arterial cayó y su respiración se complicó. Las imágenes mostraron signos de infección pulmonar. Su condición empeoró y la paciente presentó un choque séptico y problemas de la función cardíaca.

Por su parte, los médicos que habían conservado una muestra de líquido extraído desde la profundidad de los pulmones de la donante, lo analizaron y dio positivo por el virus. Sin embargo, no lograron salvar a la mujer afectada y ella falleció 61 días después de la operación.

Según el coautor del estudio, este caso muestra la necesidad realizar pruebas más extensas antes de la cirugía, especialmente en áreas con altas tasas de transmisión de la COVID-19. Kaul notó que, cuando se trata de los pulmones, los especialistas deben analizar muestras del tracto respiratorio inferior del donante, así como de la nariz y la garganta. 

No obstante, la obtención y el análisis de esas muestras de los donantes puede ser difícil de llevar a cabo de manera oportuna. Además, también existe el riesgo de introducir una infección en los pulmones donados, comentó el director.

Los investigadores aclararon que, en general, las transmisiones virales de donantes de órganos a receptores siguen siendo raras, y ocurren en menos del 1 % de los receptores de trasplantes.

Te puede interesar

SÍGUENOS