Joven se tituló con honores para enorgullecer a su mamá con síndrome de Down

Izabel se enteró en la adultez que era una persona con síndrome de Down, sin embargo, eso no hizo diferencia a la hora de criar a su hija y sacarla adelante.

Izabel Rodríguez tiene 66 años, pero recién a la mitad de su vida, cuándo fue al doctor por un problema de fertilidad, se enteró que tenía síndrome de Down.

Izabel es una mujer oriunda de Morrinhos, Brasil. A sus 25 años conoció a José Ribeiro, con quien terminó casándose. Durante mucho tiempo sufrieron problemas para tener hijos ya que desconocían de su patología.

Sin embargo, pese a todo pronóstico, quedó embarazada a sus 35 años. La pareja le relató a la BBC que era el día más feliz de su vida, aunque estaba la duda si la niña nacería con alguna malformación genética como su madre.

Cristiana nació como cualquier otra niña y creció llena de los cuidados de su madre. Pero hay un hecho que marcó su infancia. En la escuela, cuando estaban aprendiendo sobre los genes, ella comentó sobre el síndrome de Down ya que lo sabía por su madre, a lo que la maestra le dijo que era imposible que una persona de esa condición tuviese hijos porque son infértiles.

Cristinna, quien ahora tiene su propia familia, detalla que siempre está al pendiente de sus padres, quienes viven en la misma casa desde hace 30 años y solventan sus gastos con la jubilación de ancianos y los ingresos de alfombras que hacen para vender.

"Su dinero es escaso, pero nunca pasan necesidades. Les ayudo cuando lo necesitan y, como la familia es muy grande, también aportan (...) Mis tíos siempre decían que venía al mundo para ayudar a mis padres", señala Cristinna.

Hace poco, ella se graduó y compartió la noticia en sus redes sociales. "Un primo, mucho mayor que yo, comentó que nadie creía que mis padres serían capaces de cuidarme, y mucho menos que logre graduarme. Nadie creyó que fueran capaces. Pero me aseguré de darles ese orgullo", aseguró.

Te puede interesar