Policía con COVID-19 decide acampar afuera de su casa para no contagiar a su familia

El hombre intenta soportar el frío de la ciudad imperial en una carpa improvisada. 

En Cusco, un agente de la Policía Nacional del Perú decidió aislarse en una carpa en las afueras de su casa para evitar contagiar a su familia luego de sentir los primeros síntomas del nuevo coronavirus (COVID-19).

El paciente diagnosticado con COVID-19 decidió instalar una tienda de campaña en los exteriores de su vivienda a fin de no convertirse en un foco infeccioso para sus seres queridos, según el medio local Cusco informa.

Las imágenes muestra al efectivo tendido sobre una cama improvisada con paja y envuelto en varias frazadas para evitar las bajas temperaturas de la Ciudad Imperial, que soporta durante la noche temperaturas por debajo de los 6 grados Celsius y una humedad superior al 60 % en esta temporada del año.

De igual forma, al lado de su lecho figuran algunas medicinas y enseres, además de un termo con agua caliente o infusiones con hierbas del Ande para aliviar el frío y el malestar de garganta generado por la COVID-19. Sin embargo, las condiciones en que se mantiene aislado no dejan de ser deplorables en materia de salud.

Hasta el momento, no se tiene mayor información sobre la identidad del valeroso agente.

Según el Ministerio de SaludCusco registra hasta el momento 17.683 casos positivos del nuevo coronavirus (COVID-19), de los cuales 430 pacientes han perdido la vida. Recientemente, el Gobierno Regional de esa ciudad anunció la entrega de 10.000 dosis de ivermectina para todos los pobladores de forma totalmente gratuita.

 

Te puede interesar