Franceses siguen los pasos de Italia, al no hacer caso a la cuarentena

Autoridades francesas llaman idiotas a sus ciudadanos porque no entienden el significado de aislamiento social que se ha dado por el coronavirus.

No faltan los que creen que están sobre la ley, perjudicando a los demás con sus irresponsabilidades. Por esto, es que el gobierno francés está meditando prolongar el aislamiento obligatorio hasta que las personas respeten las nuevas normativas de distancia social.

Uno de los mensajes que se están transmitiendo a nivel mundial es: “Respetar la cuarentena”, a raíz de la crisis generada por la propagación del coronavirus. ¿Qué debemos hacer? Pues, acatar las normas impuestas por nuestras autoridades, como en nuestro país que impusieron una cuarentena de 15 días para lograr estabilizar el número de infectados, y solo salir en caso que sea necesario.

Claro, cada uno sabe lo que es estrictamente es importante para sí mismo, pero lo que está en Francia es algo que no se puede creer. El presidente Emmanuel Macron, así como  otros mandatarios, decretó la cuarentena en todo el país excepto para citas médicas, pasear a las mascotas o ir a trotar en soledad, no obstante, hay algunos que consideran que son más grandes que la ley y salen a hacer sus vidas como si nada.

La medida de aislamiento social fue impuesta por 14 días, pero el gobierno está considerándola en extenderla por culpa de personas, que ignoran las exigencias de no utilizar espacios públicos ni mantener su distancia de un metro de otras.

«Hay personas que piensan que se convertirán en héroes modernos al romper las reglas, pero en verdad son idiotas». Christophe Castaner, Ministro del Interior de Francia, a la radio Europe 1.

Por ejemplo, en Niza, los drones de la policía han detectado a ciudadanos que siguen saliendo a las calles, no cumplimiento la norma puesta. El alcalde de la ciudad señaló que cerrará la famosa «Promenade des Anglais», punto neurálgico de Niza, para contribuir a que se respete el confinamiento.

En París, por otro lado, se conocieron de 5 casos de personas que salieron a la intemperie e hicieron caso omiso a las órdenes de la policía, por lo que fueron detenidas. La capital de Francia está tomando distintas medidas, como cerrar las costaneras del río Sena y limintando el transporte interurbano.

«Necesitamos una herramienta más firme para reforzar la prohibición de circular. La gente necesita entender que esta es una emergencia, y que no sólo puedes ir a donde quieras y mezclarte con la gente». Emmanuel Macron, Presidente de Francia.

Por otro lado, también ha sido muy cuestionado el uso de la fuerza por parte de la policía, ya que en gran parte de los casos han sido excesivamente violentos hacia quienes quebrar las reglas, sobre todo con los de origen inmigrante y menos recursos.

No hay nada que justifique esos actos tan violentos, pero igual de violento es el hecho de que la gente rompa la cuarentena por no poder aguantarse. Si no nos vamos a cuidar nosotros, ¡cuidemos al resto de las personas!

Te puede interesar