Violencia contra la mujer: mitos y verdades

Erradica la violencia contra la mujer con estos consejos.

En el marco de la celebración del Día de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer que se llevará acabo este 25 de noviembre, mencionamos que en el Perú 6 de cada 10 son o fueron agredidas de forma física, psicológica y/o sexual por parte de su pareja, señala la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar.

Ante ello, los especialistas de Apoyo a programas de la Población (Apropo) señalaron al portal Andina algunos mitos y verdades sobre uno de los problemas más grandes que aqueja a la población, la violencia contra la mujer. ¡Atenta!

- Los hombres no pueden evitar la violencia, porque es parte de su naturaleza.

Falso. Los especialistas señalan que la violencia no se deriva de la naturaleza masculina y menos que tenga que ver con el género.

violencia

- Los hombres, también pueden sufrir violencia de parte de las mujeres.

Verdadero. Los mandatos de género masculinos en nuestra sociedad como: “el hombre es fuerte”, “es quien golpea” o “nunca llora”, ocultan esta realidad, donde muchos hombres se sienten incapaces de denunciar un hecho de violencia por el temor a ser señalados o a ser cuestionados en su hombría.

- La violencia es normal en la relación de pareja.

Falso. En las relaciones humanas es normal que existan los problemas; sin embargo, la mayoría de personas han aprendido a resolver los conflictos de manera violenta. Para un ambiente armonioso se debe optar los siguientes valores: respeto, comunicación, empatía, libertad, afectividad y comprensión.

- Solo las mujeres pobres y sin educación son violentadas por su pareja.

Falso. Lamentablemente, la violencia contra la mujer no discrimina edad, nivel educativo ni socio económico, ya que está presente en los diferentes estratos sociales.

- A las mujeres les gusta el maltrato, de lo contrario ya hubieran abandonado a la pareja.

Falso. Muchas mujeres no se alejan de sus agresores por dependencia emocional, económica o por amenazas. La agresión llega a tal punto de lastimar su propia autoestima y autonomía, porque no son capaces de decidir por sí mismas.

- La violencia termina cuando la mujer queda embarazada.

Falso. Un hijo no cambia al agresor, al contrario, puede agravarse esta situación porque la dependencia y manipulación puede ser más fuerte, no solo sobre ella sino también sobre su hijo.

- Los hombres son violentos, porque fueron maltratados en su niñez o adolescencia

Falso. La violencia es parte de un problema complejo, que puede darse cuando se ha vivido en un entorno familiar de violencia observando el maltrato del padre hacia la madre, sufrió maltratos o, bullying, por no saber manejar emociones ni expresarlas.

- La violencia es un problema de pareja y nadie debe intervenir.

Falso. La violencia es un problema social, porque afecta a un ser humano: la mujer, y no se puede ignorar. También porque afecta a la familia, a los hijos, por lo tanto, no se puede catalogar como un problema privado.

- Insultar y descalificar es una forma de violencia.

Verdadero. Muchas veces solo se relaciona la violencia con el maltrato físico; pero existe otro tipo de maltrato: el psicológico, que consiste en descalificar, insultar, humillar, menospreciar a la víctima, lo cual afecta su autoestima. 

- El hombre violento puede cambiar por sí solo.

Falso. Si realmente quiere cambiar, puede hacerlo; pero con la ayuda de especialistas que lo puedan ayudar en este proceso, siempre y cuando exista una verdadera motivación, compromiso, y constancia en asistir a las terapias.

violencia

En tanto, según las cifras dadas Encuesta Demográfica y de Salud Familiar del año 2017, de cada 10 mujeres agredidas físicamente, solamente 4 buscaron ayuda en personas cercanas, principalmente de su madre, y 3 buscaron ayuda en alguna institución, principalmente la comisaría.

Te puede interesar