¿La maternidad es considerada un impedimento laboral?

Aún en pleno siglo XXI, la mamá trabajadora puede ser visto como un problema laboral. ¿habrá solución para esto?

Son muchas las mujeres que tratan de equilibrar su maternidad con la laboral, sobre todo en una sociedad que no nos considera iguales al hombre.

Convertirte en madre es un momento muy especial, durante un tiempo la conexión bebé-mamá es única, pero cuando llega el momento de regresar al trabajo quedan muchas cosas por resolver como: ¿Quién lo cuidará durante tu ausencia? ¿Lo cuidarán bien? Y en el trabajo sí podrás estar totalmente concentrada en tus labores.

Por eso, es importante saber cuáles son los planes en familia. Por ejemplo, un informe del Comisión Británica de Igualdad y Derechos Humanos ha revelado que un 36% de trabajadores considera fundamental consultar a una mujer durante las evaluaciones de admisión laboral, si está embarazada o tiene niños. El 44 % de los encuestados cree que las mujeres que son mamás o salen embarazadas llegan a ser una carga para el equipo y un 30% piensa que las mujeres embarazadas no tienen mucho interés en prosperar o escalar en puestos, a comparación que sus compañeros varones.

Esta situación también se repite en Australia, durante el periodo 2014-2015, un 35% de reclamos en la Defensoría del Pueblo estaban vinculados con el embarazo, seguida por temas relacionados a la discapacidad. En 2014 la Comisión Australiana de Derechos Humanos expresó que muchas mujeres denunciaron discriminación en sus trabajos durante la gestación, el periodo de lactancia y al momento de retornar de la maternidad.

 

Al parecer la mayoría de estas mujeres indicaron que no les daban opciones o que sus contratados no se renovaban. Algo muy triste para quienes piensan en salir embarazadas. Como se sabe, tanto en Australia como en el Reino Unido es ilegal discriminar a las embarazadas, y más aún preguntarles sobre sus planes a futuro sobre la maternidad durante una entrevista de trabajo. La conclusión que se llega con esa encuesta es que los empleadores consideran una molestia al embarazo y que ven con condescendencia  más no como un derecho la baja por maternidad.

Otro de los problemas que existen, es que existen empresas lideradas por hombres que no toman en cuenta el esfuerzo que hacen las mujeres por equilibrar sus labores familiares con las del trabajo.

Y es que en estos tiempos donde las mujeres peleamos por respeto e igualdad en el trabajo y en otros lado, sería bueno que los hombres abran un poco más la mente y olviden esos pensamientos retrograda, ya que al nacer un bebé no solo necesita la compañía de la madres sino también del padre, así los jefes entenderán que la paternidad es compartida.

Lo que muchos no toman en cuenta es que las madres son las mejores trabajadoras ya que estas cronometran todo su tiempo para realizar todas sus actividades, ya que les ayuda estar más motivas además de desconectarse por un instante del cuidado del bebé y confiar en que todo estará bien.

 

Te puede interesar