"Ahora que ya no estás a mi lado, me siento tan...feliz"

Wapa, aquí te dejamos esta hermosa carta que nos enseña a que la vida sigue después de terminar una relación, incluso irá mejor.

Cuando nos enamoramos dejamos de lado nuestro amor propio y en su lugar anteponemos a otra persona, haciéndola sentir única. Sin embargo solo con el adiós (por consecuencia de la desaparición del amor), podemos ver realmente cómo era esa relación, la cual si bien pudo tener momentos de felicidad y otros malos, nos pueden llegar a brindar una magnífica experiencia en la vida, sobre todo para relaciones futuras. Este es el caso de Fabiola P. quien se dio cuenta que tras terminar con su novio, su vida no sería igual, sino mucho mejor.

A continuación te dejamos la carta que escribió esta joven, que en su momento triste por la separación, no se dejó sucumbir ante la depresión y pudo sacar algo bueno de todo lo vivido.

"Cuando te fuiste, nada volvió a ser igual, fallamos, lo nuestro murió. Pareciera que te llevas te más de la cuenta, tal parece que te llevaste mi sonrisa, pero ¿sabes? Cada vez estoy mejor, cada vez vivo mejor sin ti.

Dueles, claro que dueles, sin embargo el que ya no estés conmigo, me abre un abanico de opciones, algunas me lastiman por dentro, otras me regocijan el alma.

Hoy me preguntaron que como iba mi vida sin ti, la  frase me cayó como agua helada, pues antes de ti tenía una vida feliz, no es justo para mí el sentir que te llevaste todo, no te lo llevaste yo te lo entregué, te di de más, te amé más de lo que sabía amarme a mí.

Con esa pregunta, descubrí que no te guardo el más mínimo rencor, ahora caminas de la mano de alguien más, ahora tus ojos se reflejan en la mirada de otra chica que siempre va por la vida mostrando las sonrisas que le provocas, así pasó conmigo, era feliz a tu lado, éramos felices juntos, pero fuimos tan tontos e inmaduros, que no supimos nutrir nuestra relación, en poco tiempo logramos que esas risas y corazones que volaban cuando estábamos juntos, se convirtieran el momentos sosos, sin chiste, la monotonía se convirtió en un monstruo que se comió de un bocado nuestra bella historia de amor.

Contigo o sin ti, mi vida sigue. Tuve una vida antes de ti y la tengo ahora, así que me rescataré y volveré a sonreír, dejaré este sentimiento depresivo, volveré a ponerme linda, no para agradar a alguien más, si no para coquetearle al espejo.

Ahora con la mente más fría reconozco mis errores y también los tuyos, sin embargo no sirve de nada ya el encontrar el culpable, simplemente ya no somos, ya no estamos, y ya no veo lo que nos pasó como un error, pues cada pérdida, deja un increíble aprendizaje con la experiencia."

Así como Fabiola, tú también puedes aprender de una relación fallida, solo debes de darte tiempo.

 

mujer contenta

Te puede interesar