Coronavirus y la moda: ¿Cómo será el futuro de los desfiles?

Ya son varios eventos de moda que se están realizando por medio digital, donde lo de menos era la ropa mostrada.

Desde el MET gala hasta importantes semanas de la moda están optando por llevar sus desfiles al camino virtual. Así lo anunció el Consejo Británico de la Moda a finales de abril, el cual combinará sus shows tanto de hombres como de mujeres en uno solo. Además planean abrir una “plataforma cultural de la semana de la moda” para que los diseñadores la usen como les parezca. Ciudades como Shangia y Moscú se digitalizaron para sus actividades fashionistas.

La empresa de moda masculina, Ermenegildo Zegna está transformando por completo su antiguo calendario y haciendo su propio concepto digital para julio, para lo cual tiene una palabra completamente nueva: “phygital” que combina los espacios físicos y las tecnologías digitales.

Pero, ¿qué significa esto? Pues el viernes pasado se dio una especie de respuesta. El evento fue Fashion Unites, una edición que se realizó en YouTube-streamed de CR Runway, el desfile especial de moda dirigido por Carine Roitfeld, la ex editora francesa de Vogue y musa inspiradora de Tom Ford, y su hijo, Vladimir Restoin Roitfeld, presidente y director ejecutivo de CR Fashion Book, para recaudar fondos para el Fondo amfAR para combatir el coronavirus. fue anunciado como el “el primero de su clase” por su anfitrión, Derek Blasberg, jefe de moda y belleza de YouTube, quien fue aclamado por su “desfile de alta costura totalmente desde casa”.

Olivier Rousteing de Balmain, Pierpaolo Piccioli de Valentino y Virgil Abloh de Off-White y Louis Vuitton estuvieron presentes para enviar mensajes de apoyo. Fueron las modelos Karlie Kloss, Winnie Harlow, Stella Maxwell y Joan Smalls las que usaron espacios de sus casas para pasarelas.

Si bien el resultado fue encantador, no se trataba del placer y el potencial de la ropa, sino del conocer las casas de los famosos.

"Gracias, Carine, por darme una excusa para vestirme porque he estado en joggineta durante el último mes", dijo Karen Elson desde su baño, con su antigua lámpara de cristal, antes de ponerse lo que parecía un mono oscuro, aunque era difícil de decir. Podría haber sido una camisa y un pantalón haciendo juego.

La crisis por el COVID-19 es la oportunidad de reinventar fórmulas y buscar algo nuevo. Sin embargo, lo que requiere no es sólo recrear los eventos, sino repensarlos por completo.

Te puede interesar