¿Se puede cuidar la piel y la naturaleza a la vez? Sí, aquí te lo contamos

Aunque no lo creas se puede llegar a un equilibrio para cuidar nuestra piel y no dañar la naturaleza.

Por Rosa María Solís

Fundadora & CEO de The Garden Project @thegardenproject.peru

La cosmética se ha convertido en parte esencial de nuestro estilo de vida, pero las cantidades industriales de envases de plástico, insumos derivados del petróleo y pruebas en animales usados en las cremas, serums, mascarillas, maquillaje, entre otros productos de uso cotidiano, van de la mano con el deterioro de nuestro medio ambiente.

¿Es acaso posible un cuidado de la piel que a su vez respete y admire el poder de la naturaleza...? Imagínate que tu estilo de vida vaya de la mano con el uso de productos naturales, en envases de vidrio, que son más higiénicos y reutilizables; que impulse el reciclaje y un consumo zero-waste.

Básicamente de eso se trata la cosmética ecológica o natural, de usar todos los beneficios de los insumos naturales para el beneficio de nuestra piel y organismo, y a su vez contribuir al mantenimiento en el tiempo de estos beneficios, haciéndolos sostenibles. Una fórmula ganar-ganar para nosotros y el planeta.

Pero el concepto va más allá. Uno de sus pilares es la mejora y el bienestar colectivo, lo que se logra con una industria que compra insumos directamente a agricultores, cuya producción es orgánica y bajo los estándares de comercio justo. Otro es el respeto por la vida en general, lo que supone que para su elaboración no se hagan pruebas con animales ni se empleen químicos tóxicos que afecten el equilibrio ecológico.

Finalmente, se trata de repensar también la relación con nuestro propio cuerpo, pues la piel es una vía importante para la absorción de sustancias y podemos decidir darle productos naturales (frutas, verduras, aceites esenciales, entre otros) y no químicos que pueden ser dañinos. Más que buscar mejorar alguna imperfección, debemos estrechar el lazo entre “verse bien”, vivir sanamente y conectar con la naturaleza.

Las palabras “natural”, “orgánico” y “artesanal” tienen un significado honesto más allá de las ventas y del marketing; tienen un trasfondo de amor propio, amor por la naturaleza y la búsqueda de un estilo de vida en armonía con nuestro planeta.

Te puede interesar