Aprende a cuidar tu tatuaje recién hecho

Descubre todo lo que necesitas hacer para mantener tu tatuaje perfecto.

Ya sea un delicado símbolo de infinito en tu muñeca, o una frase inspiradora en las costillas, hacerte tu primer tatuaje no es una decisión fácil. Lo piensas por meses. Guardas cientos de diseños en varias páginas. Escoges a un tatuador luego de haber visto todo su portafolio por Instagram. Y, por fin, llega el gran día. Luego que la aguja toca tu piel, no hay (casi) vuelta atrás.

Pero ahí no acaba todo, después de esto llegan una serie de cuidados que no terminan cuando el tatuaje se ha curado.

El cuidado del tatuaje apenas te lo haces

Dependerá mucho del tipo de vendaje que tu tatuador te haya colocado. Algunos se tienen que retirar después de 2 a 3 horas, y otros, luego de 3 o 5 días. A partir de esto, debes lavarlo tres o cuatro veces al día con un jabón antibacterial o de glicerina. Jamás rascarlo, y también aplicar a lo largo del día una crema rica en panthenol que además de hidratarlo, realizará una acción calmante. Y lo más importante, evita la exposición al sol, bañarte en la piscina o el mar.

tatuaje

Y cuando el tatuaje ya está curado

La protección solar debe continuar. ¿Alguna vez te has encontrado con tatuajes azules? Pues estos gozaron de ser tatuajes completamente negros tiempo atrás. Los pigmentos son sensibles a la luz, así que protegerlos con protector solar dará mayor longevidad a tu tatuaje. El bloqueador no es lo único que debemos tener en cuenta, mantener la piel hidratada es necesario para que el tatuaje tenga mejor salud.

Lo que nunca debemos hacer 

Además de evitar el sol, hay que considerar que el láser con depilación daña los tatuajes. Así que, si nuestro diseño se encuentra en una zona que querremos depilar utilizando este método, es mejor realizarlo antes. O si ya está hecho el tatuaje, pensar seriamente en pasarnos a otros procedimientos menos perjudiciales para este.

tatuaje cuidados

Ten en cuenta

Por mucho cuidado que tengas, es normal que tu tatuaje se desvanezca un poco a lo largo del tiempo, o que las líneas se engrosen. Puedes recurrir a retocarlo. Para asegurarte que el trabajo es consistente, se recomienda que sea el mismo tatuador que hizo el trabajo original.

Te puede interesar