9 errores que todas cometemos al usar la plancha de cabello

¿Quién dijo que el nivel más alto es el que dará mejores resultados?

La “adicción” a la plancha es una enfermedad de nuestra época que afecta a muchas personas que una vez visto los resultados que da esta herramienta, no han querido dejarla e incluso han llegado a incluirla en sus regímenes de belleza como una especie de ritual.

Sin embargo, son múltiples los expertos en el cuidado del cabello los que aseguran que el abuso de fuentes de calor (como la secadora y planchas de cabello)  son aparatos perjudiciales para nuestras melenas, sobre todo si no se usan de la manera adecuada. ¿Quieres saber los errores que la mayoría comete al momento de usar la plancha? Aquí te los más comunes.

1. No preparas tu cabello antes de plancharlo: ¡Es un error clásico! Siempre debes proteger tu cabello antes de aplicar calor directamente ya que de lo contrario solo dañarás aún más la fibra capilar. Es importante usar un protector antes de comenzar el alisado y si el uso es constante, los expertos recomiendan utilizar un champú reparador e hidratante.

p

2. Seleccionas siempre el nivel máximo de calor: ¿Quién dijo que el nivel más alto es el que dará mejores resultados? Los expertos señalan que usar la plancha una vez por cada mechón entre 180 y 200 grados es suficiente para obtener el resultado deseado. No debes llegar al máximo nivel solo porque la herramienta lo tenga en sus funciones.

3. Planchas tu cabello húmedo: Si empiezas a ver humo salir de tu cabello, es mejor que te detengas. Los expertos en cabello explican que nuestras melenas deben estar completamente secas antes de pasar la plancha para evitar dañar la fibra capilar.

4. No divides tu cabello en mechones antes de plancharlo: Muchas piensan que al evitar este paso, ahorran tiempo y consiguen el mismo resultado. Lo cierto es que no dividir el cabello en mechones tiene como resultado muchos mechones sin alisar mezclados entre los que sí lo están, dejando un resultado disparejo.

a

5. Eres una adicta y las usas 24/7: Tu cabello no es el mismo desde que empezaste a usar la plancha y por fin logras que tenga el aspecto que tanto te gusta. Sin embargo, como dicen los expertos, el uso excesivo de calor en la cabellera (y sin el cuidado apropiado) puede dañar la fibra capilar, dejarlo seco, opaco o en el peor de los casos, ¡quemado!

6. Nunca limpias tus planchas: Si limpiamos nuestros peines y cepillos, ¿por qué no hacerlo con la plancha? (Fría y desenchufada obviamente) pasa por las placas un pedazo de algodón húmedo y sécalas después con un paño suave para librarlas de cualquier impureza. Los expertos recomiendan hacerlo una vez por semana.

7. Usas tus planchas del pelo para todo: Se ha convertido en tu propia herramienta multiuso para alisarte el cabello o planchar tu ropa por ejemplo. Con esto, solo te expones a malograr sus placas o estropear tu prenda.  

u

8. Estás usando la plancha equivocada: ¿Sabías que existen diferentes tipos de planchas para cada tipo de cabello y necesidad? Para tener óptimos resultados, debes usar una considerando tu tipo de cabello, la longitud y su grosor. “Si tienes mucho pelo y sólo quieres alisarlo lo más aconsejable es que uses una plancha ancha para tener mejor resultado y ahorrar tiempo. Si lo que quieres es conseguir ondas además de alisarlo, lo ideal es una plancha con anchura estándar. Una ancha puede dejar el pelo demasiado suave a la hora de hacer bucles”, opinó el estilista Anthony Llobet.

9. No usas productos de acabado: Han pasado 20 minutos y tu insistes en volver a usar la plancha porque crees que si aplicas algo encima, este solo terminará ondulando el cabello o dejarlo cargado. Por el contrario, los productos de acabado le pondrán el toque final y sellarán el brillo, dejándolo más pulido. 

Ya lo sabes, si conoces a un usuario frecuente de la plancha o lo eres tú misma, no dejes de darle los cuidados necesarios que requiere tu cabello al estar expuesto no solo al calor de esta herramienta, pero también a las toxinas y elementos perjudicantes a los que se enfrenta ¡todos los días!

l

Te puede interesar