Buscan prótesis a perrito que nació sin patas: "Es tarde para sacrificarlo"

Marina Patou, dueña de un refugio para animales, compartió en Facebook el caso de "Booster" tras encontrarlo abandonado con una extraña anomalía: no contaba con sus cuatro patitas.

Un extraño caso animal se hizo público en Facebook a través de Marina Patou, quien es dueña de un refugio para mascotas tras encontrarse, por obra del destino, a un pequeño rottweiler que había sido abandonado por su antigua familia por un mal congénito: nació sin tener patitas.

La mujer, que vive en la ciudad de Toulouse, Francia, decidió adoptarlo y ayudarlo a superar esta prueba; sin embargo, no contaba con los recursos suficientes y tuvo que recurrir a las redes sociales para intentar conseguir ayuda de un experto.

Si bien la mascota, de pocas semanas de nacido, estaba queriendo levantarse y jugar como cualquier perro normal, su discapacidad le impedía desplazarse por todos los espacios del albergue y en su rostro se notaba la frustración. Pero un mensaje cambió la suerte de ambos personas: un médico protésico se ofreció a colaborar con el cachorro.

"No entiendo cómo los criadores que lo vieron nacer con esta malformación pudieron dejarlo crecer y luego abandonarlo dos meses después. Es demasiado tarde para sacrificarlo. Este cachorro solo está esperando vivir", había declarado Marina Patou al portal Franceinfo.

Por amor a los animales

El Dr. Franck Joumier, especialista en amputaciones de humanos, elaboró cuatro botas con espumas adaptadas que permitían a "Booster" tener una mejor movilidad y pueda cumplir su gran sueño: dar sus primeros pasos. Sin embargo, dichas prótesis debían ser cambiadas cada cierto tiempo, ya que, al ser una raza grande, su peso y contextura iban a cambiar drásticamente, explicó a través de Facebook.

Según las recomendaciones, Marina debía ir cambiando las almohadillas cada 4 meses, aproximadamente, hasta que cumpla los 18 meses y sea considerado un perro adulto. Donde tendrían que tener un prototipo único y fijo de acuerdo a sus medidas.

El inicio de una aventura

Hasta el momento, según cuentan en Facebook, "Booster" se encuentra muy feliz al lado de su mamá humana, quien suele compartir fotografías en sus redes sociales sobre el día a día del pequeño rottweiler.

Te puede interesar

SÍGUENOS