Zoológico separó a los loros grises por decir groserías a los visitantes

Por muy escandalosos que suene, no podemos enojarse con esos 5 ejemplares de loro gris africano. La culpa la tiene, quienes les enseñaron las malas palabras.
 

La noticia recorrió el mundo en cuestión de minutos. Cinco loros grises africanos fueron separados de la reserva natural Lincolnshire Wildlife Park de Londres por lanzar palabras de alto calibre, es decir, groserías.

Los seres humanos le hemos dado a nuestro mundo algunas características de lo más genuinas. Es cierto que se crearon civilizaciones, imperios, incluso repletos de edificios y logros culturales impresionantes, pero a la par con esto, también hemos generado algunas restricciones y acuerdos que se sostienen socialmente.

El problema es que esas convenciones ya llevan tanto tiempo siendo respetadas, que ya no hay cómo regresarlas, sin importar qué tan ridículas se aprecien.

Ahora, que los loros también hayan sido capaces de reconocer que esas palabras eran especiales, es otro nivel de raciocinio. Quizás están avanzando hacia otros léveles de la cultura, a velocidades más vertiginosas de lo que esperábamos. Incluso han llegado al nivel ridículo en el que nosotros vivimos, en el que un cierto sonido vocal puede ser una afrenta para las personas.

La reserva natural Lincolnshire Wildlife Park de Londres tuvo que separa a cinco loros grises que, según el testimonio de sus cuidadores, se unieron para decir groserías a los visitantes.

De acuerdo con la agencia de noticias AP, los culpables son Billy, Eric, Tyson, Jade y Elsie, quienes se unieron a la colonia de loros del parque en agosto.

"Estamos acostumbrados a los loros diciendo groserías, pero nunca hemos tenido cinco al mismo tiempo", expresó el director del parque Steve Nichols. Además, afirmó que la mayoría de los loros son silenciosos cuando están al aire libre, pero estos cinco ejemplares disfrutan hacer alarde de sus bien sonadas palabras.

"Cuando un loro te dice 'jódete' divierte mucho a la gente", acotó Nichols. "Nos trajo una gran sonrisa en un año muy difícil". De acuerdo con el director, estos ejemplares fueron separados del resto, porque vieron factible "salvar los oídos de los niños". 

Te puede interesar