Conoce los cinco peligros de teñir a las mascotas

La muerte podría ser una de las causas más fuertes de nuestra irresponsabilidad al querer pintar a nuestra mascota.

Quién no ha visto un loro de varios colores o un perro con la cola de un tono distinto a la de su cuerpo. No estamos locos, sino que nos encontramos con cada persona que tiene ideas descabelladas en la cabeza y piensan que están haciendo lo correcto.

En la capital es muy común observar a los vendedores de animales, quienes se encargan de lucrar con la integridad de nuestros amiguitos de cuatro patas sin importarles su salud y bienestar.

En esos lugares clandestino están las personas sin escrúpulos burlándose de la autoridad y experimentando en las mascotas para conseguir un buen postor.

Una de las prácticas más comunes es pintar de un color extraño a estos seres indefensos para llamarlos “exclusivos” o “razas únicas” sin saber el terrible daño que están provocando.

Sin embargo, no es un problema local, esta “moda” empezó en Tokio y migró por toda Europa hasta llegar a cada rincón del planeta. A continuación, te mostraremos los peligros de teñir a tu mascota.

Se intoxican

Los tintes para cambiar de color al pelo son productos aptos para los humanos, pero no para los animales. ¿Por qué? El problema es que contienen sustancias nocivas que pueden lograr problemas irreversibles, ya que toman un contacto directo con la piel.

Causan alergia

A pesar que en los últimos años se han desarrollado tintes para animales, no todas las mascotas tienen la misma reacción ante productos que están empezando a utilizar. Lo que sería muy perjudicial para nuestro amigo peludo.

Provoca estrés

Si tu mascota es un poco rebelde para darse un baño, ya imagínate cómo se sentirá cuando quieras pintarlo, lo cual le provocará solamente sufrimiento y angustia.

Altera su comportamiento

Los animales, desde que nacen, tienen un color original producto de la mezcla de sus padres y cambiarle de tonalidad podría generar un comportamiento inadecuado en nuestras mascotas: evitan salir a dar paseos o no quieren tener contacto.

Cambia su olor

Aparte de provocar una intoxicación debido al contacto directo con la piel, el aroma natural de las mascotas cambia de forma rotunda y ello provocará que no pueda comunicarse como naturalmente lo hacen.

Te puede interesar