¡Rica y rendidora! Full vitamina C gracias a esta mermelada de naranja casera

Acompaña el pancito de tus desayunos con esta deliciosa mermelada de naranjas.

Desayunos nutritivos y prácticos de preparar. La naranja es la fruta más representativa de la vitamina C, aprovecha este nutriente a través de una receta casera muy sencilla de hacer.

Foto/eladerezo

¿Cuáles son los beneficios de comer naranja?

Por su bajo índice glucémico, la naranja es una de las frutas aconsejadas para la prevención de la diabetes.

Su alto contenido en vitamina C estimula la producción de glóbulos blancos y contribuye a reforzar el sistema inmunológico.

Contiene antioxidantes que mantienen una piel sana y reduce los signos de la edad.

En las siguientes líneas te vamos a enseñar cómo preparar esta deliciosa mermelada de naranjas.

Porciones

1 frasco mediano

Ingredientes

1 Kg. de naranjas (en su punto de maduración, ni muy maduras ni muy verdes)

1 limón

Azúcar al gusto

Preparación

1. Pesamos un kilo de naranjas, que en este caso son 6 naranjas.

2. Lavamos las naranjas para que la piel quede bien limpia, las pelamos y reservamos la cáscara de 2 de ellas (1/3 del total de naranjas). Es importante que en las mondas que vamos a reservar cortemos la piel fina, para que no lleve mucha parte blanca.

3. Pelamos la mitad de un limón, con el mismo procedimiento, la piel con la menor parte blanca posible. El resto de las naranjas las pelamos dejándolas lo más limpias posible, eliminando todos los restos de la monda que queda pegada en la superficie de la pulpa. Todas las cáscaras que hemos reservado las cortamos en tiras muy finas.

4. Llevamos agua a ebullición en un cazo, echamos las tiras de naranja y del limón y las cocemos 4 minutos a fuego fuerte. Las retiramos y escurrimos. Reservamos.

5. Pesamos las naranjas peladas, las cortamos en rodajas finas y retiramos las pepitas. Se aconseja que las cortes en un plato para no desperdiciar ningún zumo. Ponemos las rodajas en una cazuela con el equivalente de su peso en azúcar.

6. Lo llevamos todo a ebullición a fuego medio y lo cocemos a fuego lento, removiendo con frecuencia durante 1 hora hasta que el azúcar empiece a hilarse. No es necesario añadir agua.

7. Cuando haya pasado la hora añadimos las tiras de naranja y limón y proseguimos la cocción, sin dejar de remover, durante 15 minutos. La consistencia final debe ser semilíquida o espesa.

8. Echamos la mermelada muy caliente en tarros de vidrio bien lavados en el lavavajillas o hervidos previamente si preferimos, apretamos la tapa y giramos los botes boca abajo para lograr que se envasen al vacío. Tanto los recipientes como las tapas deben estar perfectamente secos en el momento del envasado. No se recomienda frascos demasiado grandes (lo ideal es entre 250 y 500 ml) ya que una vez abiertos, al entrar en contacto con el aire, su contenido se puede estropear si no se consume en cierto tiempo.

9. Los dejamos así durante una noche antes de colocar el bote en posición normal y guardar. Cuando se hayan enfriado los conservamos en la nevera. La duración aproximada es de 2-3 meses.

Recetas fáciles

Si te quedaste con ganas de más, mira este vídeo y aprende una receta a base de maracuyá

Te puede interesar