¿Sola o acompañada? Mitos y verdades de viajar en pareja

La realidad de compartir viaje y ruta con otra persona puede ser más revelador de lo que crees.

Un viaje de a dos puede ser de lo mejor para conocerse o para descubrir nuevos lugares, culturas y cosas del otro y de nosotros.

Pero no todo puede ser perfecto, tienen que existir esos momentos buenos y malos para toda pareja que harán dudar más de una vez si estabas haciendo lo correcto en viajar acompañada o sola.

Lo cierto es que si es la primera vez al menos tendrás una experiencia como referencia o en la cual apoyarte para cuando venga una nueva. Eso sí puede que tu compañero no haya pasado por lo mismo y sea contigo con quien aprenda.

Conoce algunos de esos mitos y verdades que suelen rodear la idea del viaje en pareja y descubre si esta experiencia sería la mejor para ti.

Viaje con tu mejor amigo - Verdad

Puede que para muchas se confunda esta descripción, pero si tienes una pareja y viajarás con esta es porque hay una relación de confianza y amistad fuerte. Que al menos te impulsó a compartir esta experiencia.

Tener a tu lado a alguien que esté para cuando en el viaje surjan momentos no tan agradables o para cuando no estés de ánimos será una ventaja para apoyarte en él y hará más llevaderos esos momentos.

Y si es el caso sabrá darte espacio cuando necesites tiempo para estar contigo misma. 

Compartirás momentos especiales – Verdad

Una parte importante de viajar es compartir momentos únicos y vivirlos junto a la persona que queremos.

Reír, hablar y comentar de cosas que nos acaban de pasar, perdernos entre la gente y descubrir nuevos lugares juntos.

Querer tener a alguien a quien mostrarle esas cosas y compartir eso que ves viajando sola suele ser la respuesta a la pregunta de querer viajar acompañada.

También está el hecho de vivir momentos un poco aterradores o que te generen miedo en el camino y superarlos juntos. Al hacer esto crearás vínculos que no podrás olvidar.

No tendrás apertura a conocer a otro – Mito

Esto no necesariamente es el común denominador para todos.

Si viajas sola pueda que no andes socializando con todo el que te cruces y si viajas en pareja tampoco es que te vas a quedar solo hablando con la persona con la que viajaste.

Esto depende más de la personalidad. Además, en un viaje el relacionarse con otros suele ser una necesidad.

Sexo asegurado – Verdad

En esto hay poco o nada de discusión. Al viajar en pareja esto se vuelve más fácil o accesible. Es una de las ventajas más claras que hay en un viaje de a dos.

Al ir por tu cuenta también puedes tenerlo asegurado, pero no es lo mismo, en pareja puede ser mejor.

También te ahorrarás un montón de tiempo buscando a la persona apropiada y puede que enamoramientos tontos que no esperabas.

Al viajar estás más relajada y no existe el estrés del día a día o la carga laboral o falta de tiempo. Todo esto hace que ese tiempo sea más que el apropiado para disfrutarlo juntos.

Viajar en pareja es más económico - Mito y Verdad

En cuanto a compartir gastos esta incógnita es correcta pero también depende de cómo viajes. El transporte público es individual a no ser que alquiles autos o motos y en ese caso si podrías ahorrar en este gasto.

Por otro lado, también está la cuestión del alojamiento, si no te gusta compartir con extraños y deseas una que sea individual te saldrá más caro.

Si no es el caso y puedes hasta alojarte usando couchsurfing o armas tu tienda de campaña el precio realmente bajará.

Hay parejas a las que les gusta alquilar un espacio, casa, departamento para quedarse durante el viaje y al hacerlo de a dos les resulta un ahorro frente al hacerlo sola.

Podrás ir a donde quieras siempre – Mito

Que viajes en pareja no quiere decir que vas a ponerte de acuerdo para ir a todos los destinos que tenías en mente. Esto suele confundirse con el tema de compatibilidad cuando es su tema que es solo corresponde a los intereses que cada uno tiene.

Aún con todo el planeamiento que quieras darle a un viaje en pareja no puedes ir contra los gustos que la otra parte tiene.

En casos como este tan común, lo ideal es negociar qué hacer en cada momento. No hay total libertad porque no estás por tu cuenta y debes actuar en equipo de dos. Hay que pensar en el otro. No puedes salirte con la tuya siempre.  

Te puede interesar

SÍGUENOS