• https://wapa.pe/hogar/1414920-whatsapp-salon-dejes-chats-estresen-redes-sociales-back-to-school-colegio

El WhatsApp del salón: no dejes que estos chats te estresen

Cómo lidiar con los chats del colegio y no morir en el intento.

No son los útiles, ni las amanecidas, ni las loncheras saludables a lo que más tememos los padres de hoy. El verdadero “cuco” post-millennial son los grupos de WhatsApp de padres que se activan poco antes de marzo y resurgen llenos de preguntas y dudas (y luego ráfagas de fotos llena-memorias en los días de actuación). Desde que los niños inician la etapa escolar, una regla extraoficial en el manual de todo padre de familia es pertenecer al grupo de WhatsApp del salón. Y no tenemos escapatoria.

En mi corta experiencia como madre he aprendido mucho (a la fuerza) sobre estos grupos que, entre otras cosas, tienen la macabra y necesaria finalidad de tener muy vigilados al colegio, a los profesores, a los directores, auxiliares y demás responsables de la educación de nuestros hijos. Y si bien eso no está mal —¿quién no quiere saber qué está pasando en el entorno de sus hijos y protegerlos?—, existe una delgada línea entre la protección y el chismorreo, entre la preocupación y el cargamontón.

Es por ello que me siento en la obligación civil y moral de compartir unas reglas básicas de supervivencia frente a este fenómeno parental, para llegar a fin de año sanos y salvos.

No difamarás sin fundamento.

Si bien los grupos de papás nacieron con el fin de apoyarse entre sí (a veces las opiniones de otros padres resulta muy valiosa), no hay nada más agotador que leer comentarios negativos todo el día. Si no tienes la seguridad para acusar a alguien (ya sea un niño, padre, profesor, etc.), evita comenzar una trifulca de emojis. Y si realmente quieres solucionar un problema vinculado al colegio, busca directamente a la persona que corresponde.

No convertirás el grupo en un mercado.

Entiendo que tu negocio esté comenzando o quieras ayudar a ese ser querido emprendedor, pero detente, porque no quieres convertir ese chat un el grupo compra-venta (ni que otros lo hagan). Si quieres anunciar algo, mejor hazlo en un mensaje privado.

Amarás el sonido del silencio.

¿Sabías que existe el botón de “silenciar por un año” los grupos de WhatsApp? Pues vas a adorar a su creador por haberlo inventado. Esto, claro, solo si te quieres evitar las 500 notificaciones que te llegarán cuando te dispongas  a trabajar. Igual podrás leerlas cuando tú quieras.

Tendrás paciencia por sobre todas las cosas.

Los grupos de WhatsApp de padres son como un salón de clases en el que todos hablan al mismo tiempo cuando surge alguna polémica o si algún niño perdió algo. Esto puede generar fastidio, especialmente cuando tienes que atender a otros diez grupos más, pero, créeme, nunca conviene pelear con otros padres. Ayuda cuando puedas y calla cuando empiece la “rajadera”. Caer mal solo hará que tú y tu hijo sean condenados al aislamiento social.

X