Mejoran piel artificial reciclable que reemplazaría aparatos portátiles

El dispositivo se ‘cura’ así mismo, se adapta a cualquier parte del cuerpo, mide la temperatura corporal, es realmente elástico y tiene otros beneficios.
 

Los científicos Jianliang Xiao, de la Universidad de Colorado (Estados Unidos), Chuanqian Shi, miembro de la Universidad de Tongji (China) y sus colegas están ideando la ‘piel electrónica’, una placa de circuito elástica que se basa en las propiedades del tejido humano.

El accesorio se adhiere a cualquier parte de la piel con suma facilidad y presenta tres módulos de detección: sensor de electrocardiograma, temperatura corporal y entrega de datos acústicos y de movimiento. Sin embargo, lo más importante es que todos los materiales son reciclables.

Esta reciente investigación ha sido publicado en la revista Science Advances. “Las propiedades informadas en este sistema electrónico portátil pueden encontrar aplicaciones en muchas áreas, incluida la atención médica, la robótica y la prótesis, y pueden beneficiar el bienestar, la economía y la sostenibilidad de nuestra sociedad”, argumentaron los integrantes del proyecto.

(Foto: Chuanqian Shi)

Wei Zhang, docente del Departamento de Química de la Universidad de Colorado Boulder y coautor del documento, hizo hincapié en que los relojes inteligentes de ahora son funcionales, pero llevan un gran trozo de metal. Por ello, el docente recomienda utilizar una "película delgada que se ajuste cómodamente al cuerpo", como es el caso de este mecanismo de bajo costo.

Si bien el grupo de científicos había diseñado un dispositivo parecido hace dos años; ahora, acaban de hacerlo verdaderamente portátil, pues se estira en un 60% sin dañarse y es un poco más grueso que una bendita para heridas.

Además, la 'piel artificial' resulta ser efectiva y resistente a lesiones. De acuerdo con Zhang, al cortarse un pedazo del miniaparato o aplicarle la presión de 1 kilogramo, la poliimina termoendurecible (sustancia compuesta por grandes moléculas) se reforma en 13 minutos mediante enlaces químicos.

La epidermis reciclable representa una esperanza para evadir los efectos de la futura fabricación masiva de productos contaminantes: en el año 2021, se lanzarían al mercado un aproximado de 55 millones de toneladas de smarthphones, laptops, tablets y afines.

En palabras de Xiao, la solución radica en los componentes de la fabricación misma del dispositivo, no en pensar acerca de su destino cuando sea descartado en un vertedero.

"La consecuencia es que una gran cantidad de metales pesados y otras sustancias peligrosas han entrado en el ecosistema, provocando graves problemas ambientales y de salud humana", manifestó el equipo de trabajo.

Xiao finalizó proyectando que ‘la piel artificial’ pronto podría convertirse en la "moda del futuro".
 

Te puede interesar

SÍGUENOS