Investigación asegura que estar enamorado ayuda a resistir la COVID-19

En la etapa de enamoramiento se producen hormonas y neurotransmisores específicos, en la que, además de tener defensas para el coronavirus, también hay resistencia ante otros virus, según estudio.

Una defensa amorosa contra el coronavirus. Cuando estamos enamorados es una de las etapas más bonitas de una relación y lo mejor de esto es que tiene sus ventajas que se relacionan con la salud.

Según recientes investigaciones, los seres humanos pueden aumentar las defensas contra cualquier microrganismo, porque se incrementa la expresión de los genes involucrados en la respuesta inmunológica.

Por ello, el estar enamorado puede mejorar la actividad del sistema inmune, por lo que es mejor para una persona que se contagia de COVID-19, sostuvo un investigador de la Universidad Autónoma de México (UNAM).

En esta hermosa etapa vamos a tener más defensas contra cualquier microorganismo. Si estamos enamorados y nos enfermáramos con el nuevo coronavirus, por ejemplo, es mucho más probable que salir airosos frente a esta enfermedad, afirmó Ignacio Camacho Arroyo, Investigador de la UNAM.

¿Cómo ayuda el amor en la lucha contra la COVID-19?

El amor es un fenómeno integral en el que participa todo el organismo, en el cual el cerebro y diferentes glándulas producen mensajeros químicos que se comunican entre sí, lo que "despierta" el sistema inmune.

En otro momento, Camacho Arroyo detalló que existen dos tipos de amor: el de pareja y el filial (maternal o paternal), ambos fundamentales para la supervivencia de las especies.

"En los mamíferos, particularmente los homínidos, el amor de pareja en muchos casos llevará a la procreación; en cambio, el amor filial es importante para el cuidado de las crías en etapas muy tempranas del desarrollo", precisó.

Es importante tener en cuenta que el amor consta de tres etapas:

-El enamoramiento.

-El amor pasional o de consolidación.

-El amor de compañía.

Durante este proceso existe una activación y desactivación de diferentes capas cerebrales, apunta el experto.

"Cuando se está en la etapa inicial del enamoramiento, la percepción de la realidad es un poco diferente de lo que ocurre, pero esta activación o desactivación de las zonas del cerebro no dura toda la vida", acotó.

Además, el investigador de la UNAM indicó que hay cambios a nivel hormonal. En las mujeres incrementa la testosterona y en los hombres disminuye.

"Estos cambios son temporales y varían de pareja en pareja, dependiendo de cómo se den los primeros meses de relación. Muchos autores dicen que en los primeros tres o cuatro meses ya se empiezan a reestablecer algunos de los niveles previos al enamoramiento", finalizó.

Te puede interesar