Las propiedades del árbol de la quina, una planta para combatir con éxito el COVID-19

El árbol de la quina tiene una poderosa sustancia capaz de combatir enfermedades virales como: coronavirus, paludismo y malaria, entre otras.

El Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri) desarrolló 6,000 nuevos plantones del árbol de la quina de la especie Cinchona officinalis que, por su alta calidad genética, posee resistencia a plagas y contiene cantidades adecuadas de quinina, sustancia clave para combatir con éxito enfermedades virales como: coronavirus, paludismo y malaria, entre otras.

La producción de estos plantones se realizó en el banco de germoplasma que posee el Minagri –por medio del Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA)– en la región de Cajamarca, el cual concentra 100 accesiones que son materia de investigación con el fin de desarrollar tecnologías que permitían la conservación y reforestación de la especie.

El árbol de la quina, género Cinchona officinalis, es considerado de alto valor medicinal pues posee la quinina, alcaloide con propiedades antipiréticas, antipalúdicas y analgésicas. Es el principal compuesto en el tratamiento de la malaria y fue utilizado por los Incas contra estados febriles. Se desarrolla en el Perú, Ecuador, Bolivia, Colombia, Holanda y China.

Para luchar contra el coronavirus, médicos de diversas partes del mundo han optado por emplear la cloroquina, medicamento elaborado a base de quinina. En el Perú, el Ministerio de Salud acepta su prescripción a pacientes moderados y severos en hospitalización, previo consentimiento informado.

Proceso de adaptación

Los nuevos plantones, que provienen de árboles semilleros, fueron desarrollados bajo técnicas agronómicas y fitosanitarias que cumplen con los estándares de calidad más exigentes. 

Muestran tolerancia a diversas plagas y enfermedades, buena adaptabilidad a climas variados y tienen un desarrollo óptimo de hasta 18 metros de altura, lo que permite una buena producción de la quinina.

En la actualidad, los plantones han sido distribuidos a viveros ubicados en las regiones Cajamarca, Lima y Lambayeque, como parte del proceso de estudio de adaptabilidad a diversas condiciones climáticas.

Producción adicional

Paralelamente, el INIA-Minagri –como parte del Plan Bicentenario del Perú rumbo al 2021– viene trabajando la producción genética de 20,000 plantones adicionales con la finalidad de preservar la especie. Serán instalados en áreas para recuperación y forestación a nivel nacional, como parques, centros educativos, áreas de cultivo y otras.

Estos proyectos de innovación e investigación para la conservación y reforestación del árbol de la quina a escala nacional los realiza el INIA empleando un fondo de inversión, de 600,000 soles, mediante el Programa Nacional de Innovación Agraria (PNIA). Esto ha permitido, además, la transferencia de tecnología y conocimientos sobre el cuidado de esta especie a diversas comunidades campesinas de la región.

El Perú es considerado como el centro de diversidad genética del árbol de la quina, ya que posee 17 de las 24 especies que existen en el mundo. Se ha identificado una población de 170 árboles de este tipo, ubicados en más de 2 mil hectáreas en la provincia de Chota, región de Cajamarca.

Con información de Andina

Te puede interesar