¿Cuál es la diferencia entre las quemaduras de primer, segundo y tercer grado?

Todo lo que debes conocer sobre las quemaduras y cómo actuar ante ello.

Los accidentes de quemaduras pueden ocurrir en cualquier momento y muchas veces no se puede evitar. Sin embargo, es importante diferenciar los grados de quemaduras para saber cómo actuar.

Las quemaduras se pueden originar por diferentes formas, ya sea por contacto directo o indirecto con calor, corriente eléctrica, radiación o agentes químicos y todas ellas pueden provocar consideraciones muy graves en la piel que requieren de la atención médica.

Ante ello, en el siguiente espacio queremos brindarte toda la información necesaria para saber diferenciar entre las quemaduras de primer, segundo y tercer grado y cómo actuar ante ello, señalados por especialistas de Mayo Clinic y MedlinePlus. ¡Atenta y toma nota!

Diferencias entre quemaduras de primer, segundo y tercer grado

Los síntomas de la quemadura varían de acuerdo al grado de las lesiones de la piel. Los signos y síntomas de una quemadura grave pueden tardar uno o dos días en desarrollarse.

- Quemadura de primer grado

Esta quemadura leve afecta solo la capa externa de la piel (epidermis). Puede causar enrojecimiento y dolor.

- Quemadura de segundo grado

Este tipo de quemadura afecta tanto la epidermis como la segunda capa de piel (dermis). Puede causar hinchazón y hacer que la piel se vea roja, blanca o manchada. Es posible que se formen ampollas y el dolor puede ser intenso. Las quemaduras de segundo grado profundas pueden dejar cicatrices.

- Quemadura de tercer grado

Esta quemadura alcanza la capa de grasa que se encuentra debajo de la piel. Las zonas quemadas pueden quedar de color negro, marrón o blanco. Es posible que la piel tenga una apariencia coriácea. Las quemaduras de tercer grado pueden destruir los nervios, lo que ocasiona entumecimiento.

¿Cómo ayudar a las personas con quemaduras?

- Quemaduras menores

Si no hay rupturas en la piel:

- Deje correr agua fría sobre la zona de la quemadura o sumerja la zona en agua fría (no helada). Mantenga la zona en el agua durante al menos de 5 a 30 minutos. Una toalla limpia, húmeda y fría también ayuda a reducir el dolor.

- Calme y reconforte a la persona.

- Luego de lavar o remojar la quemadura en agua, cúbrala con un vendaje estéril y seco o con un apósito limpio.

- Proteja la quemadura de presiones o fricciones.

- El ibuprofeno o el paracetamol de venta libre pueden ayudar a aliviar el dolor y la inflamación. NO le dé ácido acetilsalicílico (aspirin) a niños menores de 12 años.

- Una vez que se enfríe la piel, una loción humectante que contenga áloe y un antibiótico también puede ayudar.

- Las quemaduras menores suelen sanar sin tratamiento adicional. Asegúrese que la persona esté al día con la vacuna antitetánica.

- Quemaduras graves

Si alguien se prende fuego, dígale que se detenga, se tire al suelo y ruede. Luego, siga estos pasos:

- Envuelva a la persona con un material grueso como un abrigo de algodón o lana, una alfombra o una manta. Esto ayuda a apagar las llamas.

- Rocíe agua sobre la persona.

- Llame al número local de emergencias.

- Cerciórese de que la persona ya no esté en contacto con materiales ardientes o humeantes.

- NO le quite las ropas quemadas que estén pegadas a la piel.

- Verifique que la persona esté respirando. De ser necesario, comience a administrar respiración artificial y RCP.

- Cubra la zona de la quemadura con un vendaje estéril y seco (si lo hay) o una tela limpia. Una sábana es suficiente si la zona de la quemadura es extensa. NO aplique ungüentos. Evite reventar cualquier ampolla causada por la quemadura.

- Si los dedos de las manos o de los pies sufrieron quemaduras, sepárelos con compresas secas, estériles y antiadhesivas.

- Eleve la parte del cuerpo quemada por encima del nivel del corazón.

- Proteja la zona de presiones y fricciones.

- Si una lesión eléctrica puede haber causado la quemadura, NO toque directamente a la víctima. Utilice un objeto no metálico para alejar a la persona de cables expuestos antes de comenzar a administrar los primeros auxilios.

Los que NO debes hacer ante una quemadura

-  NO aplique aceite, mantequilla, hielo, medicamentos, cremas, aceites en aerosol ni ningún otro remedio casero en las quemaduras graves.

- NO respire, sople ni tosa sobre la quemadura.

- NO toque la piel muerta o ampollada.

- NO retire la ropa que esté pegada a la piel.

- NO administre nada a la persona por vía oral si hay una quemadura grave.

- NO coloque una almohada debajo de la cabeza de la persona si hay quemaduras de las vías respiratorias. Esto puede cerrarlas.

Finalmente, antes de administrar los primeros auxilios, es importante determinar qué tipo de quemadura tiene la persona. Si usted no está seguro, trátela como una quemadura mayor y acuda con especialista.

Te puede interesar