¿A qué edad fue tu primera ilusión de amor? Las redactoras de Wapa cuentan sus historias

Las redactoras de Wapa nos traen una nota muy especial en la cual nos cuentan a qué edad fue su primera ilusión de amor. ¡Tienes que leerlo!

Siéntate, saca tu pañuelo y lee estas hermosas historias que hablan sobre la primera ilusión amorosa que alguna vez una chica ha sentido a lo largo de su vida.

Hoy las redactoras de Wapa, nos cuentan a qué edad fue su primera ilusión amorosa, en algunos casos sus relatos son muy hermosos que te sacarán un par de lágrimas y en otras, simplemente te sentirás identificada. ¡Atenta!

Sofia Díaz es nuestra editora de transmedia y ella nos cuenta una hermosa historia que nos deja una gran enseñanza.

“Un 14 de febrero de 2010, cuando tenía 15 años, mis amigas y yo decidimos salir a comer pastas (me encantan las pizzas). Camino a la trattoria, nos encontramos con un amigo, quien decidió acompañarnos, pero para que no se sientan incómodo (él  solo me conocía a mi), llamó a unos compañeros para ir en grupo. Esa decisión de mi amigo fue la causante de mi primer amor.

“Llegamos a la Trattoria y vi a un chico con unos ojitos muy lindos, cabello ensortijado como lana de oveja y su sonrisa, era como el arco del arcoíris, sin duda me enamoré a primera vista. Él se acercó hacia al lugar en donde estaba y me saludó, yo dije “hola”, y pasamos toda la tarde contándonos cada pasaje de nuestras vidas, sin duda sentí que era un gran chico”.

Luego no lo volví a ver más, pero siempre prensaba en él, en su sonrisa y en su lindo cabello ensortijado, espero que se encuentre bien y que tenga muchos éxitos.”

Nuestra siguiente redactora nos cuenta que su primera ilusión de amor llegó inesperadamente. ¡Un pañuelo, por favor!

“Mi historia de amor empieza un 12 de abril del año 2008, solo tenía 15 años y creía que el corazón se me partía en dos cuando aquel príncipe azul me dijo que estaba enamorado de mi mejor amiga. En ese momento sentí que me echaron un baldazo de agua fría, porque todas esas salidas y conversaciones por MSN fueron para ‘sacarme información’”.

"Sin duda pensaba que el mundo se me iba a acabar, pero el amor adolescente es tan fugaz, que después de una semana llegó esa persona especial que iba a cambiar mi vida para siempre. Él tenía ocho años más que yo y no aparentaba para nada ser un príncipe”

“Era diferente a los demás, tenía otra manera de pensar y ver la vida, pero se fijó en esa niña inmadura que aún veía dibujos animados. Gracias a él entendí que el amor puede llegar en cualquier momento y durar muchos años, gracias a él me di cuenta que tenía un mundo por conocer fuera del colegio y las cabinas de Internet”.

"¡Muchas gracias primer amor, por llegar a mi vida en el momento exacto y enseñarme lo hermosa e impredecible que puede ser la vida!"

Ella es nuestra redactora que no imaginó que iba a enamorarse de alguien mayor que ella.

"Descubrí que me gustan los hombres mayores. Cuando tenía 14 años comencé a ir a conciertos, rock y metal, ese era mi momento para divertirme y cantar sin sentir presiones. En uno de esos eventos conocí a un chico, quien me preguntó por un polo que estaba usando: Alice in chains. En aquellos años estaba de moda el Messenger, donde aparecían esos efectos de lanzar globos o el chanchito que hacía sonidos. Teníamos una rutina, conversar y enviarnos canciones todas las noches, tiempo en el que hacia mis tareas y jugaba solitario. Pasó un año y medio entre conciertos, parque de diversiones y películas en el cine. La edad nunca fue un problema, yo me iba a convertir en una quinceañera y él… Él iba a cumplir 24 años. Lamentablemente mi inmadurez terminó por acabar con nuestra relación”.

Por último, otra de nuestras redactoras nos enseña que de la amistad puede nacer el amor. ¡Estas historias nos conmueven!

“Dicen que existe el amor a primera vista. En mi caso, yo diría que el amor existe primero con amistad. Cuando conocí a quien sería la razón de mis desvelos jamás pensé que se convertiría en alguien tan importante. Siempre fue ese amigo fastidioso que me molestaba diciéndome "¿qué hace, fea?" Era tipo una relación amor-odio, sabía que podía contarle todas mis cosas pero que podría molestarme de por vida por cualquier acción mía. Incluso, tuve una larga relación conflictiva y él siempre se mostró como el amigo que me aconsejaba a pesar de que sabía que no le haría caso. Cuando por fin estuve nuevamente soltera y empecé a conocer nuevamente gente, él me decía que tenga mucho cuidado. Muchas veces quedamos para salir pero por cuestiones de horarios de universidad no logramos vernos. Ya una vez habíamos salido como amigos y aunque no nos aburrimos no salimos de nuevo hasta 3 años después. Recuerdo perfectamente cómo fue. Un día le dije que sí podía ir al cine con él, que eligiera la película. No tenía ni la más mínima idea de cómo se vería físicamente después de tanto tiempo. O sea, nos hablábamos mucho y todo, pero no salía hace tiempo con alguien. Cuando nos vimos la química fluyó. La amistad afloró en cuestión de segundos y estábamos riéndonos por todo. Vimos la película y luego fuimos a comer pizza. (Eso debió ser una señal para decirme que esto sería perfecto). Al final de la noche ambos estábamos en un taxi en dirección a mi casa. Me dejó en la puerta y hasta mi madre se asombro. Desde ese 12 de julio del 2016 ya no he soltado su mano y mañana estaré en su graduación. Si eso no es amor, no sé qué será”.

Wapa, recuerda que es importante que los padres tengan una buena comunicación con sus hijos para que ellos puedan ser orientados de manera adecuada en estos temas emocionales. Si en caso los papás no tienen esa cercanía con sus hijos, puedes acudir a un psicólogo para darte una mano.

Te puede interesar