Mascarillas caseras antiarrugas que podemos hacer de forma rápida en casa

Aplica estas mascarillas caseras para acabar con las arrugas del rostro. 

Las arrugas en el rostro pueden convertirse en algo bastante incómodo para muchas personas pues generalmente son un recordatorio del paso de los años. Para tratar las líneas de expresión podemos emplear diversos ingredientes naturales para nutrir e hidratar la piel.

Y es que si no tenemos a la mano alguna crema antiarruga podemos obtener los beneficios necesarios de productos como el aceite de oliva, el huevo y la palta para mejorar el cuidado de nuestra piel. 

Gimnasia facial para combatir arrugas

Sabemos que las arrugas se forman debido a la falta o al desgaste de dos componentes esenciales en la piel como la elastina y el colágeno. Por ello es tan fundamental mantener un estilo de vida saludable para prevenir su aparición. 

En esa misma línea la gimnasia facial se convertirá en uno de los principales aliados para que estimular la producción de colágeno y mejorar el aspecto de nuestro rostro. Recuerda que una adecuada rutina debe incluir todas las parte del cutis. Primero puedes iniciar con suaves masajes en todas las zonas y luego de a pocos trabajar el mentón y los pómulos con ligeras presiones por seis segundos. 

Mascarillas antiarrugas

Además, puedes incluir estos ingredientes en tus mascarillas que no solamente van a hidratar y nutrir tu cutis volviéndolo más terso y lozano sino que también contienen vitaminas y nutrientes ideales para tratar las arrugas. 

El elemento principal y más recomendado por los especialistas es la palta, la clara de huevo y el aceite de oliva. Para preparar esta mascarilla solo necesitas combinar media palta con una clara de huevo y medio limón exprimido. Luego deberás aplicarlo sobre tu piel limpia y seca. Deja que actúe por veinte minutos y luego lava con agua tibia. 

Otra receta que no puedes dejar de realizar es mezclar agua de arroz, maicena y miel. Estos tres ingredientes serán el shot que tu cutis requiere para revitalizarse. En un recipiente agrega una taza de agua de arroz, dos cucharadas de miel y dos cucharadas de maicena y forma una pasta consistente. Luego aplícala en tu rostro con suaves masajes y deja que tu piel absorva los nutrientes por media hora.

Al final notarás tu cutis mucho más suave y lozano de lo que estaba y, sobre todo, estarás aplicando un tratamiento natural para combatir las arrugas. No olvides que la clave será la constancia. 

Te puede interesar