Perrita salta descontroladamente al reencontrarse con su adiestradora

Angela Cardone y "Bogi", de raza pastor alemán, escenificaron una tierna escena para Instagram luego de verse las caras nuevamente tras 18 meses: "Fue maravilloso".

Cuando una persona tiene de compañero a una mascota sabe muy bien que el lazo formado es "inquebrantable" y "hasta que la muerte los separe", pero muchas veces existe problemas que conlleva a una separación involuntaria. Un claro ejemplo fue la historia de Angela Cardone y "Bogi", quienes tras ser alejadas por varios meses lograron protagonizar un emotivo reencuentro para Instagram.

Se trata de la sargenta del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos que puso fin a su relación con la perra de raza pastor alemán por órdenes de sus superiores, quienes la enviaron a Hawái, desde la Marine Corps Air Station en Iwakuni, Japón, para seguir cumpliendo con sus funciones.

La decisión no sentó muy bien en Angela tras haber compartido un sinfín de experiencias con su mascota, especializada en detección de narcóticos, redadas de seguridad y registros de vehículos. "Sentí que faltaba una parte de mí", dijo a la revista People. Sin embargo, tras 18 meses, una llamada cambió sus pensamientos luego de conocer que "Bogi" había sido dada de baja por una situación médica.

El cachorro tenía una lesión en su cuello e impedía seguir cumpliendo sus asignaciones de manera eficiente, generando en la sargenta la posibilidad de adoptar a la perrita y no tuvo otra alternativa que recurrir a "American Humane", la primera y más grande organización humanitaria del país que se dedica a ayudar y proteger a los animales.

Nos volvemos a ver, amiguita

Según cuenta en Instagram, tras cumplir el tedioso proceso de adopción, la mujer finalmente pudo tener a "Bogui" entre sus brazos luego de 18 meses y ambas se enfundaron en un profundo abrazo que terminó en saltos descontrolados por la emoción que invadía el cuerpo de la mascota.

Angela Cardone no tuvo mejor idea que recibir a su compañera de cuatro patas con collares y juguetes típicos de Hawái en la sala de recepción del Hotel Queen Kap'olani, en Honolulu, provocando gran emoción también en los trabajadores.

Los perros, amorosos por naturaleza

"Los primeros momentos de ver a Bogi… fue indescriptible. Nunca pensé que este día llegaría, así que es un tipo de sentimiento muy reconfortante (…) Se siente maravilloso. Como si me hubieran quitado un gran peso de encima (…) He estado pensando en esto desde el día en que la dejé", escribió la sargenta en Instagram.

Te puede interesar