Envenenaron a Pancho, el capibara de una niña de ocho años que luchó por su libertad

La noticia fue confirmada por una de las personas que cuidaba del capibara, que se hizo conocido luego de que varios vecinos de Santa fe se movilizaran para impedir que las autoridades lo apartaran de su familia adoptiva.
 

El carpincho (capibara) Pancho, el animal que vivía en la casa de una niña de 8 años en la ciudad de Santa Fe y que en julio del 2020 se hizo conocido por las movilizaciones que surgieron para impedir que las autoridades nacionales se lo llevaran a una granja, falleció como consecuencia de un envenenamiento, asegura la familia que lo cuidaba.

Mediante redes sociales, Juan Caraballo, uno de los dueños de este roedor, confirmó la muerte del capibara: "Lamentablemente tengo que dar la noticia de que pancho murió hoy a la tarde. Me lo envenenaron y murió en mis brazos. Ya me voy a enterar quien fue el hdp (SIC) que le hizo esto a un animalito que nunca molestó, que era del barrio. Pero todo vuelve y Dios todo lo ve. Te amo Pancho, y siempre vas a estar en mi corazón. Pancho, el carpincho, era del barrio", manifestó el hombre.

Según trascendió, el cuerpo de esta particular mascota fue enterrado en la casa del vecino con el que solía tomar mates. Después del hecho, Caraballo publicó en su cuenta de Facebook un emotivo video con varias fotos del animal, a quien le deseó que "descanse en paz".

"Estamos mal, lo sentimos como si fuera una criatura, ayer la pasamos mal, los chicos lloraron, lo enterramos en mi casa. Lo han envenenado, estamos destrozados. Él venía todos los días a casa, entraba a su horario y comía galletitas. Era una criatura, ayer fue un desastre. Todos estamos destrozados", argumentó Carlos, el propietario de la vivienda donde fue sepultado Pancho, en diálogo con el portal santafesino Aire Digital.

En tanto, Lucrecia, miembro de la familia que estaba a cargo del capibara, explicó a ese mismo medio que ya lo habían notado "raro" el 24 de diciembre, ya que "no quería salir de su pieza", hasta que en un momento salió "como nunca a despedirse" de quienes lo cuidaron durante 5 años.

"Después salió, vino a la casa de Carlos y ahí en la esquina murió. Largó baba blanca de la boca. Mi hermanita se tiró a llorar acá", relató la joven sobre el fallecimiento del querido roedor del barrio de Santa Fe.

Te puede interesar

SÍGUENOS