Gata aún espera a dueña fallecida afuera de la tienda donde solían comprar

La gata confía en que su ama regresará, porque aún no entiende que falleció. 

Una gata blanca, que vivió a lado de su ama por 11 largos años, no se resigna a la pérdida de su 'mamá humana'. La minina vive en soledad y con la esperanza de volver encontrar a su cuidadora.

Si bien está comprobada la lealtad que tienen los perros con sus familias, esto también puede verse en otras especies como los gatos. Este es el caso de Lila, una felina popular en San Marino y que ahora vive en los alrededores de la tienda donde solía comprar su fallecida dueña.

Era rutinario para Lila ir con su 'madre humana' a hacer las compras en este local específicamente, por lo cual los vecinos se encariñaron con la gata. Sin embargo, tras la muerte de su ama, ella ha continuado asistiendo a la tienda, como si aún estuvieran juntas.

"La gata que desde hace unas semanas está apostada frente a un supermercado en San Marino está esperando a que su ama salga de la tienda, como cuando la acompañaba a hacer las compras, esperándola afuera", escribió Andrea Magnani, un vecino de la localidad, en su cuenta en la red social Facebook.

(Foto:Andrea Magnani)

"Pero la dama ya no está y a pesar de que la gata ha sido adoptada por familiares, lleva días ahí fuera y los empleados de la Aduana del Carbón la cuidan alimentándola", narró Andrea.

Habitantes del pequeño país europeo, rodeado de la zona norte de Italia, han comparado a Lila con la conocida historia de Hachikō, el perro japonés que buscaba a su dueño aún después de su muerto.

"Su historia es similar a la de Hachikō, ese perro japonés que, tras la muerte de su dueño, lo esperaba durante años todos los días en estación de tren de donde volvía del trabajo todas las noches. ¡Conmovedor!", manifestó Andrea.

(Foto:Andrea Magnani)

Todos miran con ternura a Lila, porque saben que esta gata no debe aún entender qué sucedió y por lo tanto sigue esperando el reencuentro con su ama.

"Se deja acariciar, pero como ven ya no cuida su pelaje como lo haría otro gato. Probablemente vive en la soledad y la nostalgia del pasado porque en su vida, durante 11 años, estuvo en compañía de esta señora que ya no está", finalizó.

Te puede interesar

SÍGUENOS