Un perro American Bully exige golosinas de la forma más amorosa del mundo

El poder de la comida hizo que la perra American Bully aprendiera un adorable truco con su 'mamá humana'.

Los perros de razas como la American Bully cuentan con muy mala reputación, precisamente por estar considerada como una raza potencialmente agresiva y peligrosa por donde se les mire. Sin embargo, Clyde está aquí para romper con todos los paradigmas.

Cuando los papás humanos de Clyde quisieron darle un hogar, les advirtieron que tener en casa un American Bully sería peligroso. A ellos les encanta el aspecto de esta raza de perro y especialmente la ahora engreída de la familia. Solo hay que ver cómo esta preciosura exige golosinas de una forma genuina que ha cautivado a propios y extraños.

Sus 'papás humanos', que se mueven entre Los Ángeles, en California, y Long Island, en Nueva York, invirtieron mucho trabajo en entrenar duro y preocuparse en que su perro socializara bien tanto con otros perros como con personas. Ambos aspectos son importantes en el desarrollo de un animal, según explican los especialistas. 

El vídeo que conquista a todos: American Bully pide chuches de la manera más divertida

Después de ese proceso pocos se atreverán a decir que existe un perro más tranquilo y bueno en Instagram (clydethebully_). De hecho el perfil de Clyde, que tiene más de 87.000 fans, está repleto de fotos suyas compartiendo momentos sublimes con sus padres adoptivos.

Aunque el vídeo que catapultó a este perro a la fama es uno disfrutando de otra de sus cosas favoritas: ¡la comida! En el clip se aprecia como su mamá le pide besos a cambio de un sabroso manjar y Clyde está más que convencido de complacer los deseos de su 'mamá humana'. 

De hecho, el perro está tan ansioso por conseguir la dichosa golosina que le llena de besos en la boca a su ama. Con tanta energía e ímpetu que parece que le estuviera diciendo: “Mamá date prisa y dame todos las delicias que tienes para mí!”. 

 

Te puede interesar

SÍGUENOS