Perro abandonado logra ser adoptado por una turista alemana que trabajaba en Argentina

Los usuarios de Facebook destacaron el accionar de Olivia Sievers tras llevarse a un cachorro que había encontrado en Buenos Aires.

En Facebook, la historia que protagonizó Olivia Sievers, de origen alemán, ha demostrado que para el amor no existe barrera alguna tras decidir adoptar a un cachorro que deambulaba por las calles de Buenos Aires con la intención de buscar alimentos.

Un encuentro inesperado, en una las ciudades más lindas de Sudamérica, fue el escenario perfecto para que dos almas destinas a estar juntas pasaran muchas pruebas para vencer las adversidades.

Olivia se encontraba de regreso al hotel cuando en la puerta se encontró con un perrito de apariencia abandonada, lucía cochino y flaco por las penurias que estaba acostumbrado a pasar; sin embargo, su ‘ángel de la guarda’ pasó frente a él para extenderle una mano amiga mientras.

Buenos Aires, donde se forman amistades

Al segundo día de conocer al indefenso animal, la fémina decidió brindarle agua y comida como un acto de solidaridad hacia el cachorro, quien no iba a olvidarlo e iba a permanecer parado ahí hasta que la escena se repita.

Tal como era de esperarse, tuvieron que pasar 24 horas para que ocurriera un ‘déjà vu’, pero Olvia ya no quería tener contacto con el perrito e intentó despistarlo en el camino, pero no funcionó porque lo único que buscaba el amiguito de cuatro patas era un poco de afecto.

Sabiendo que no podía escapar de su destino, la mujer optó por brindarle una mantita para que pueda cubrirse y no pasara frío en las noches, tal como se observan en algunas fotografías subidas a Facebook.

¡Chau Argentina, hola Alemania!

En el último día de instancia, Olivia sabía que debía despedirse del cachorro para regresar a su país, por lo que decidió llamar a un refugio local para que pudieran encargarse de la mascota, pero cuando los voluntarios procedían a llevárselo… ¡Se escapó!

El perrito sabía con quien quería pasar el resto de su vida y cuando fue al encuentro con Olivia, la mujer sabía que ambos tenían el mismo sentimiento y decidió adoptarlo.

El comienzo de una nueva vida

Olivia realizó todos los trámites para que legalmente fuese su mascota y lo consiguió. Ahora el cachorro se llama Rubio, vive en Alemania y se ha convertido en el fiel compañero de viaje de su nueva madre humana, quien no para de compartir imágenes en Facebook con su nuevo hijo.

Te puede interesar

SÍGUENOS