Perrito conmueve al esperar todos los días a su dueña en iglesia donde fue su funeral

Perrito iba a misa todos los días, incluso después del funeral de su dueña. Una hermosa historia que se volvió viral en Facebook.

No hay duda que los perritos son los seres más fieles en el mundo y aman a sus humanos incluso en la muerte. A continuación, te contaremos una historia conmovedora de can que espera todos los días a su dueña en el lugar que la vio por última vez, la iglesia de su funeral.

Tommy, es un perrito pastor alemán de 7 años, que vivía con María Margherita Lochi de 57 años, una mujer que lo había adoptado cuando el animalito estaba abandonado en campos cercanos a su casa y desde aquel momento lo amo hasta el último momento de su vida.

La mujer era una amante de los animales y ya había adoptado varios gatos y perros, pero su relación con Tommy era especial, ambos era los mejores amigos, es más, a pesar de la muerte de su dueña el perrito siempre regresa al lugar en que la vio por última vez.

Resulta que la señora María iba todos los días a misa en la iglesia en San Donaci, cerca de Brindisi, Italia, junto a su perrito Tommy, quien la esperaba pacientemente a sus pies.

Tras la muerte de María, los familiares de la mujer decidieron realizar la misa en la iglesia donde Tommy se unió a los dolientes. Pero, desde entonces el perrito ha asistido regularmente a la iglesia cuando llegan las campanas para marcar el inicio de los servicios.

“Él está allí cada vez que celebró la misa y se porta muy bien; no hace ningún ruido, no he escuchado ningún ladrido de él en todo el tiempo que ha estado llegando”, dijo el padre.

“Solía venir a misa con María y obviamente estaba dedicado a ella. Lo dejé quedarse adentro porque siempre se portó muy bien y ninguno de los otros feligreses se quejó conmigo”, contó el sacerdote del lugar.

“Todavía viene a misa incluso después del funeral de María, espera pacientemente al lado del altar y se sienta allí en silencio. No tuve el corazón para echarlo. Hace poco perdí mi propio perro, así que lo dejo allí hasta que termine la misa y luego lo dejo salir”.

Al poco tiempo, Tommy fue adoptado por una familia que lo quería mucho. Pero, lamentablemente, un día, el perrito sufrió un paro cardíaco mientras dormía y falleció. Esto dejó devastada a quienes lo querían, los asistentes de la iglesia que sabían sobre su historia y la familia que lo había adoptado.

Te puede interesar

SÍGUENOS