• https://wapa.pe/mascotas/1523136-facebook-viral-soldado-conmueve-desgarradoras-fotos-perro-morir-pastor-aleman-masotas-animales-fotogaleria

Soldado conmueve al estar al lado de su compañero y fiel amigo antes de morir

Perrito estuvo al lado de su compañero de batallas durante los últimos instantes de su vida.

Es injusto que los perritos que nos dan amor y nos cuidan de manera incondicional tengan tan poco tiempo de vida. Sobre ello, en el siguiente espacio queremos contarte una conmovedora historia de un soldado que se quedó al lado de su perro moribundo hasta el final y que se volvió viral en Facebook.

La historia de conmovedora se trata de Kyle Smith y su perro Bodza, de 11 años de edad, pastor alemán, que ha vivido varias cosas a lo largo de todo este tiempo y más que compañeros de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, se convirtieron en los mejores amigos.

Bodza Tenía la noble labor de ayudar a salvar humanas olfateando bombas en las operaciones en Irak, Kirguistán y Kuwait, cuando trabajaba en la Fuerza Aérea de Estados Unidos desde el año 2006.

Fue en el 2012 que el soldado Kyle Smith empezó a trabajar junto al noble perrito pastor alemán y fue desde esa fecha en la que se convirtieron en los mejores amigos.

“Me encantó trabajar con él, porque él me enseñó mucho, la paciencia como un joven manipulador, y cómo entender que este trabajo no es sólo acerca de ti”, contó Smith dijo a The Dodo.

Asimismo, el soldado contó que no todo fue trabajo, el perrito y él jugaban. “A él le gustaba ladrar a su propia sombra, por lo que siempre jugaba con él de esa manera, hacía con mi mano una sombra en el suelo y la movía. Creo que él pensaba que era un conejo”, contó.

Es así que, cuando llegó el día en Bodza se retiró, Smith no pensó dos veces antes de adoptarlo. “Lo llevé a casa el mismo día. Él fue aún más leal en casa, me siguió por todas partes. Ponía la cabeza a ras de la cama y me daba las buenas noches, todas las noches”, narró.

Sin embargo, el tiempo de vida que le queda al noble Bodza era poco, por lo que, en el verano del 2016, fue diagnosticado con mielopatía degenerativa, una progresiva e incurable enfermedad que afecta la médula espinal del perro.

“Sus extremidades posteriores perdieron su fuerza y apenas podía levantarse, mucho menos caminar. No podía manejar el estrés en su cuerpo y usar el baño era una tarea”, explicó.

Entonces, debido a que el perrito estaba sufriendo, Smith tomó la dura decisión que ningún amante de los animales quiere tomar y decidió que era el tiempo para que Bodza descansara.

Cuando llegó el día, Smith, junto con nueve de sus compañeros de trabajo, llevaron a Bodza a la clínica veterinaria Fort Bliss Vet Clinic en El Paso, Texas. Ellos le colocaron una manta en el suelo, y se aseguraron de que Bodza se sintiera muy cómodo.

A pesar de la tristeza que Smith estaba sintiendo, Bodza parecía feliz en sus últimos momentos. “Él tenía una sonrisa en su cara cuando se estaba yendo”. dijo

Al final Bodza se fue y Smith rompió en llanto. Él se quedó al lado de su perro hasta el final. Por suerte, sus compañeros de trabajo estaban allí para apoyarlo.

“Me dejaron sollozar como un bebé. Me dieron palmaditas en la espalda y me hicieron saber que iba a estar bien. Mi jefe inmediatamente fue y agarró una bandera, la puso sobre él y me dejó tener un último momento”.

Finalmente, Smith hizo que Bodza fuera cremado, y guardó sus cenizas en su casa, junto con las fotos de su mejor amigo. También mantiene el collar de Bodza en el espejo retrovisor de su auto. Sin duda, una gran historia amor entre un humano y un perrito.

Te puede interesar