Jin Shin Jyutsu: 4 toques energéticos y curativos para el autocuidado

Libera bloqueos y tensiones con toques energéticos mientras conoces tu cuerpo.

El Jin Shin Jyutsu es un arte profundamente relacionado con la Medicina Tradicional China, que se basa en la existencia de la energía vital, considerada como una manifestación de la energía universal existente en la naturaleza que permite vivir y coexistir.

Esta energía (CHI), que debería circular por todo nuestro cuerpo en diferentes niveles o profundidades debería fluir libre y sin obstáculos.

Esto quiere decir que si no está fluyendo ocasiona bloqueos y tensiones que pueden llevar a la desarmonía y la enfermedad.

Es por esto que el Jin Shin Jyutsu trabaja sobre éstos con las manos empleando suaves pero firmes toques sobre el cuerpo e incluso sobre la ropa.

Hazlo en cualquier lugar

Cruza los brazos y acércalos a tu pecho y coge tus bíceps entre los pulgares y el resto de los dedos.

Este ejercicio armonizará los circuitos energéticos del sistema respiratorio y digestivo.

Podrás hacerlo estando sentada o de pie mientras esperas el autobús o cuando hagas cola esperando atención.

Relájate y lleva tu atención a las zonas más tensas.

Siéntate sobre tus manos o los dorsos. De esta forma armonizarás los circuitos energéticos ascendentes y descendentes.

Mantén el contacto por 3- 4 minutos o hasta que puedas sentir una pulsación en la zona trabajada.

Libera todas las tensiones

Integra energías de tu sistema emocional, digestivo y físico.

Apoya la palma de la mano izquierda ligeramente sobre el interior del lado derecho del muslo, y tu palma de la mano derecha sobre el interior del muslo izquierdo.

De esta manera actúas de forma benéfica sobre la energía descendente.

Este gesto, podrás realizarlo durante una pausa o break del trabajo, libera las tensiones que causan molestias respiratorias, digestivas, hinchazón, obesidad y alteraciones nerviosas.

Conecta con tu fuente de vida

Este movimiento en serie permite cultivar la armonía con tu energía armonizadora o la fuente de la vida. Realiza esta acción a diario.

Apoya sobre tu cabeza un dedo, varios o toda la palma de la mano derecha. Déjalos ahí hasta el último paso.

Lleva tu mano izquierda hacia la frente y con un dedo o varios toca tu zona entre las cejas. De esta forma podrás reactivar la energía más profunda.

Desplaza tus dedos de la misma mano izquierda a la punta de la nariz. Estarás estimulando tu energía superficial.

Tu parte alta del esternón será la siguiente parada.

Llévala luego a la boca del estómago.

El último punto de conexión es tu pubis. Deja tu mano izquierda ahí y para terminar, lleva la mano derecha de la cabeza al coxis.

Puedes apoyar tus dedos, la palma de la mano o el dorso.

Te conoces y te cuidas

Pon uno o varios dedos sobre los lados derecho e izquierdo de la base del cráneo.

Puedes hacer este ejercicio o actividad sentada, de pie o tumbada en una superficie plana.

Durante la ejecución de esta conexión puedes estar con los ojos cerrados y atenta a toda sensación que procede de tu cuerpo.

Concéntrate en tu respiración.

Presta atención a todas las tensiones y su cual puede ser su ubicación. También intenta pensar en cual podría ser el origen o su causa para encontrar un remedio.

Finaliza juntando las palmas delante del pecho, como si rezaras, sin poner tensión en los hombros dejando que queden bajos.

Siente como fluye tu energía armonizadora y cómo vas relajándote.

Con estos ejercicios, movimientos y suaves toques podrás reconocer tu cuerpo poco a poco en lo que vas descubriendo cómo funciona esta técnica para desbloqueas y reducir tensiones que pronto dejarán tu ser en armonía y mejorarás tu bienestar y calidad de vida.

Te puede interesar