Estudio mostró qué asientos de avión tienen el mayor riesgo de contagio

Análisis anteriores habían afirmado que el pasillo era la zona más expuesta por el nuevo coronavirus, pero un estudio científico de un vuelo con varios infectados abordo reveló lo contrario.
 

Una investigación realizada en Australia sobre un vuelo con varios pasajeros confirmados con coronavirus mostró que zonas en el avión son de alto riesgo de contagio.

El estudio se centró en el trayecto operado por Qantas Airways en marzo, que llevaba a 243 personas por cinco horas de Sídney a Perth, en un Airbus A330. Entre ellas, había 11 turistas con el virus: casi todos habían estado horas antes en el crucero Ruby Princess.

De acuerdo con la investigación publicada en la revista Emerging Infectious Diseases, las personas que se encontraban en los asientos al lado de la ventanilla en el centro de la cabina económica tenían mayor riesgo de contraer el virus, con base en el análisis de la secuenciación del genoma de los pasajeros que tenían la COVID-19. Al menos ocho y hasta posiblemente 11 pasajeros contrajeron el virus durante el vuelo.

Los turistas infectados estaban divididos casi equitativamente entre la parte delantera y trasera. Pero los 11 nuevos contagiados se hallaron en el medio del avión, en clase económica. De ellos, siete estaban en los asientos del lado de las ventanillas, un hallazgo que contradice las afirmaciones realizadas previamente sobre un mayor riesgo en el pasillo por una presunta mayor exposición a los patógenos.

La mayoría de los pasajeros que contrajeron la COVID-19 en el vuelo de Qantas estaban a dos filas de los viajeros infectados, aunque uno estaba a seis filas de distancia, detalló la investigación.

Los resultados son un golpe para un sector de las aerolíneas, que trata de atraer a los clientes cautelosos a medida que los vuelos nacionales se activan lentamente alrededor del mundo. Las empresas han dicho que las probabilidades de contraer el nuevo coronavirus en un avión son bajas, en gran parte porque los aviones están equipados con filtros de grado hospitalario.

A través de un comunicado, Qantas aseguró que tenía protocolos en vigor en ese momento para manejar a las personas de los cruceros infectados, pero no sabía que algunos pasajeros habían venido.

"Si lo hubiéramos sabido, se les habría impedido viajar", dijo el director médico de Qantas, Ian Hosegood, mediante el aviso del Ruby Princess.

Esta semana, la industria aérea aseguró que el riesgo de contagio a bordo es menor a 1%, aunque el ensayo citado todavía no ha concluido ni ha sido revisado por pares.

Por su parte los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en ingés) ha publicado datos preliminares, que muestra que 11.000 personas en Estados Unidos han estado potencialmente expuestas al virus en los vuelos.

 

Te puede interesar

SÍGUENOS