USA a los jóvenes con obesidad: "Tienen riesgo de desarrollar enfermedad grave por COVID-19"

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades señalaron que no solo las personas de la tercera edad presentan complicaciones frente al coronavirus.

“Esta pandemia no ha terminado”, advirtieron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) luego de presencia un incremento de casos por coronavirus en el oeste y el sur de los Estados Unidos, país que tiene 2.51 millones de infectados y cerca de 128 mil fallecidos.

La institución reveló también sobre quiénes están en riesgo de desarrollar una enfermedad grave en caso de adquirir el SARS-CoV-2, dejando en evidencia que la nación que dirige Donald Trump está presentando graves problemas para controlar la pandemia.

“Esta pandemia no ha terminado. La herramienta más poderosa que tenemos, un arma poderosa, es el distanciamiento social”, manifestó en una conferencia de prensa el director de los CDC, Robert Redfield.

Asimismo, el directivo descartó advertencias sobre que las personas mayores de 65 años (tercera edad) eran quienes enfrentaban el mayor riesgo en contraer la COVID-19 y puso énfasis en el riesgo presentado por la población que presenta un índice corporal de 30 a más.

“Las personas más jóvenes de ninguna manera son completamente inmunes a los efectos del SARS-CoV-2 ni tienen un riesgo cero de manifestaciones graves”, declaró Jay Butler, gerente de incidentes de la respuesta COVID-19 de los CDC.

“Y entre los jóvenes, ese riesgo es elevado en aquellos con enfermedades subyacentes o condiciones de salud, que incluyen patologías como diabetes u obesidad”, agregó.

Estados Unidos no puede contra el virus

La nueva guía de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades dio a conocer que el país viene presentando casos graves entre la población joven y aquellos con afecciones subyacentes (personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente).

Entre los males que complican a los que padecen la COVID-19 están la enfermedad cardiovascular, la enfermedad renal crónica, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica o EPOC, la obesidad, cualquier afección inmunosupresora, la enfermedad de células falciformes, el antecedente de un trasplante de órganos y la diabetes tipo 2.

Te puede interesar