¿Te has preguntado por qué en invierno nos da más hambre?

Especialista explica que los antojos son por una necesidad del organismo para tratar de controlar una temperatura adecuada.

La temporada de frío llegó con fuerza y muchas personas ya sacaron los abrigos y todo tipo de prendas que les abrigue, pero, además, sucede algo curioso en esta época de año, pues se tiene una mayor necesidad por consumir alimento, es decir nos produce más hambre.

Como sabemos, durante el verano la temperatura corporal aumenta y en el invierno disminuye, este cambio provoca que el mismo organismo pida colorías y tenga como consecuencia el antojo de alimentos dulces y con grasa.

Si el cuerpo tiene 2 o 3 grados por debajo de los 36 grados centígrado, provocará que el antojo aparezca. Es así que, tiene una temperatura adecuada de organismo hace que tenga un mejor funcionamiento.

Ante esta situación, la nutrióloga Ana María González sostiene al portal El Universal, que consumir más alimentos en invierno es un mecanismo del cuerpo para conservar una temperatura corporal adecuada.

“El frío no aumenta nuestra demanda de energía, sino el descenso de la temperatura, ya que el cuerpo produce calor a través de los temblores en los músculos al tiritar, la necesidad de movernos constantemente y lo que se conoce como 'efecto térmico' de los alimentos que se da después de comer”, explica la especialista.

Por ello, todas estas calorías extras que gastamos para mantenernos calientes, provoca que las personas tengan más hambre, por lo que empiezan a consumir comida y bebida calientes, dulces o con alto contenido de grasas.

Es más, de acuerdo a una teoría existe una memoria genética que nos lleva a aumentar las reservas de energía en la temporada de frío y al gastarlo para tratar de mantener el calor corporal. Sin embargo, el consumo de más alimentos puede provocar sobre peso y debemos tratar equilibrar lo que se va comer.

Te puede interesar