La obesidad puede provocar la pérdida del sentido del gusto, afirma estudio

La obesidad tiene una complicada relación con el apetito y el sentido del gusto.

La sobrepeso es una de los problemas más graves que afecta a la población mundial por lo que se realizado diversas campañas para controlarlo. Ahora, un grupo de científicos ha determinado que las personas que sufren de obesidad pierden el sentido del gusto.

En tanto, la Organización Mundial de la Salud, sostiene que el sobrepeso o la obesidad es una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud.

Ante ello, un estudio realizado en la Universidad Cornell de Nueva York señaló que las personas que padecen sobrepeso u obesidad pierde gradualmente el sentido del gusto. Esto debido a que las papilas gustativas se hinchan, provocando que las personas sientan cada vez menos sabor a las comidas.

sobrepeso

"Las personas que tienen obesidad comen más rápido, menos veces por día, no lo saborean, también por el tema de la ansiedad. Una vez que el paciente empieza a bajar de peso piensan en saborear", comentó al portal Infobae la nutricionista Analia llui.

"A pesar de que no todo está 100% comprobado, yo creo más en la parte emocional, y en la ingesta de alimentos altos en grasas y azúcares, ya que justamente de eso se trata la obesidad", afirmó en referencia al estudio la nutricionista Agustina Murcho.

Pero, ¿cómo infiere el sobrepeso u obesidad al gusto? El estudio indica que, en un adulto normal, las papilas gustativas tienen una vida de apenas un par de semanas. Como cualquier otra célula del cuerpo, éstas mueren y son reemplazadas por otras nuevas.

Este proceso se ve interrumpido por la inflamación crónica de bajo grado, la cual aparece debido a la obesidad y al incremento del tejido adiposo en el cuerpo. Así, las papilas no se reproducen de manera normal y el sentido del gusto se reduce.

A través de un estudio a ratones, los científicos pudieron llegar a esta conclusión, quienes encontraron en que los roedores que mantenían una dieta alta en grasas contaban con menos papilas gustativas en la lengua.

fast food

No obstante, otra de las observaciones que realizaron es que no es irreversible, ya que, al volver a adquirir hábitos sanos y una alimentación balanceada, se provoca que la producción de papilas regrese a la normalidad.

"El cerebro tarda entre 15 y 20 minutos hasta que nos sentimos satisfechos, el obeso come más rápido y más rápido, siente que quiere seguir comiendo y al comer rápido no siente el gusto. Aquellos que bajan de peso, que cambian su alimentación, hacen las colaciones, vuelven a sentir el gusto y disfrutar más la comida", enfatizó Illia.

Te puede interesar