¿Cuáles son los efectos de los suplementos deportivos en la salud, según los especialistas?

De acuerdo a los especialistas, si se ingiere una dosis mayor de estos suplementos deportivos puede causar diversos efectos negativos en la salud

En el mercado existen múltiples suplementos deportivos, y su número crece de forma vertiginosa. Alimentos sólidos, bebidas, en concentrados, aislada o hidrolizada… Cada uno de ellos se adapta a la situación del deportista, presenta un perfil de aminoácidos diferente y se digiere con mayor o menor facilidad. La mayoría de personas que toman este tipo de productos dietéticos busca aumentar su rendimiento deportivo. No osbtante, muchos de estos productos pueden tener un efecto contraproducente en la salud, según especialistas.

“Lo que nunca piensan es que si consumen un producto inadecuado o en dosis inapropiadas, no sólo no mejoran su trabajo físico, sino que puede ser peligroso para su salud”, afirma la doctora Nieves Palacios, coordinadora del Grupo de Trabajo Actividad Física y Deporte de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

El tejido muscular contiene el 40% de las proteínas del organismo. Existe un mecanismo de recambio proteico según el cual la síntesis a partir de las proteínas de dieta y la degradación se encuentran balanceadas según las necesidades del momento. Tras el entrenamiento, el gasto proteico es mayor que su producción, por lo que siguiendo las recomendaciones de la SEEN, sólo si la ingesta es adecuada se consigue un cómputo proteico que revierta la situación.

Los deportistas tienen incrementadas sus necesidades proteicas, sobre todo al principio de la temporada. Según informa la doctora Palacios, el consumo recomendado de estos nutrientes se sitúa entre 1,2-1,5 gramos por cada kilogramo de peso y día, frente a los 0,8-1 g/kg de las personas que no entrenan. “No hay evidencias de que consumos mayores a 3 g/kg de peso y día mejoren el rendimiento deportivo”, señala la doctora Palacios.

Aunque no hay estadísticas oficiales en España, estudios recientes sobre adolescentes en países vecinos mostraron que al menos el 80% de los sujetos o más que asisten regularmente a un gimnasio de forma recreativa con el objetivo de ganar masa muscular han usado o usan regularmente proteínas como el suplemento más frecuente, afirma el doctor Juan Marcelo, coordinador del área de Suplementación Deportiva de la Sociedad Española de Nutrición Deportiva (SENuDE).

En la categoría de proteínas se incluye a los aminoácidos de cadena ramificada, mientras que más del 70% de esa misma muestra declaró usar de forma sistemática creatina. El otro gran suplemento son los multivitamínicos.

¿Cuáles son los efectos en la salud?

Como cualquier otro factor que añadimos a nuestra dieta y que pasa a formar parte de nuestro organismo, todos los suplementos tienen efectos fisiológicos sobre los diferentes procesos de nuestro organismo. El doctor Marcelo insiste en que las consecuencias pueden ser positivas si se utilizan bien, o negativas si no se sigue una supervisión profesional.

“Ni los BCAAs ni la creatina deberían tener ningún riesgo para la salud renal ni hepática de una persona sana, siempre y cuando se empleen en la cantidad adecuada y bajo la supervisión profesional”, afirma el nutricionista deportivo.

De acuerdo con el doctor de la SENUDE, a día de hoy no se ha logrado demostrar a través de ningún estudio que la ingesta de altas dosis de proteínas en individuos sanos a largo plazo pueda comprometer la salud renal.

Las interacciones con la dieta pueden ser positivas o negativas: positivas si la complementan en el caso de que no se alcance un nivel de ingesta proteica apropiado, o negativas, si intentan satisfacer un defecto de la dieta pero esta no está bien controlada.

Mitos y recomendaciones

Existen muchos mitos en el campo de los suplementos deportivos. Juan Marcelo enumera algunos de ellos:

1. Los suplementos son independientes de la dieta

La ganancia muscular no se puede obtener de forma inequívoca con estos suplementos. Según el especialista en suplementación deportiva, es necesario una planificación supervisada de los diferentes factores (alimentación, ejercicio físico y descanso) para que los suplementos supongan un pequeño aporte dentro del rendimiento deportivo.

2. Esta marca es mejor

Los suplementos deben seguir controles de calidad porque pueden estar contaminados. “Un estudio muestra que distintos suplementos de diferentes marcas y naturaleza están contaminados en algún grado y por tanto suponen un grado para la salud”, reseña el nutricionista.

3. Compro este porque es más barato

En relación con lo anterior, la diferencia de coste está relacionada con la pureza o concentración del nutriente. En el caso de las proteínas, las impurezas suelen ser grasas, lactosa, compuestos bioactivos como albúminas y globulinas, y algunos alérgenos. “Cuanta mayor es la cantidad de esos aditivos, menor es la concentración de proteína, y baja la digestibilidad”, afirma el especialista.

4. Me ha dicho un amigo que lo compre ahí

El doctor Marcelo declara que “desde la Sociedad Española de Nutrición Deportiva consideramos inaceptable que no exista una regulación más explícita sobre la comercialización de suplementos”. El nutricionista hace un llamamiento para que no sea posible que cualquier persona sin ningún tipo de conocimiento sanitario y nutricional abra un negocio y venda o incluso tenga la posibilidad de prescribir un suplemento a personas activas físicamente.

(Con información de Efe)

Te puede interesar