Niño accidentado logró recuperarse gracias a los cariños de un perro

El pequeño Caleb protagonizó tiernos momentos en YouTube junto a "Coronel", un golden retriever que lo ayudó a superar la muerte tras un fatídico accidente vehicular que sufrió.

Los perros son considerados animales inteligentes, comprensivos, leales, sentimental y terapeutas, pero quienes dudan de esta última cualidad es porque desconocen a los "cachorros de terapia". En YouTube compartieron la historia de Caleb, un menor que pudo superar a la muerte gracias a la ayuda de un "fiel compañero".

Se trata de "Coronel", un golden retriever que fue citado por un equipo médico que trataba el caso del niño tras haber llegado de emergencia debido al fuerte impacto que recibió el carro de su madre por culpa de un irresponsable conductor que estuvo distraído mientras se movilizaba frente al volante.

Lamentablemente la progenitora del pequeño, de 6 años, falleció junto a sus dos hermanos, quedando como único sobreviviente él, pero presentaba una "lesión traumática" que pudo haberle generado una parálisis o un daño cerebral. Si bien la familia estaba preparado para cualquier noticia, uno de los especialistas quiso recurrir a un tratamiento poco convencional en la rama médica.

"Utilizar un perro de terapia", dijeron los expertos, quienes buscaban generar una conexión entre el animalito y Caleb. A pesar de que el método no convencía, los parientes decidieron intentarlo y solicitaron la presencia del tratante, que respondía al nombre de "Coronel".

Los perros, seres milagrosos

La entrenadora del golden retriever, de nombre Susan, comentó que tenía que grabar las sesiones para luego compartirla en YouTube como parte de los protocolos, recibiendo la aceptación del papá del menor. El cachorro poco a poco fue generando que el niño reaccionara a sus caricias hasta que logró el objetivo.

Los parientes y los médicos estaban sorprendidos con el resultado: la frecuencia cardiaca de Caleb mejoró y su función pulmonar se estabilizó. La presencia del perrito estaba dando buenos frutos hasta que, tras varias semanas, el pequeño empezó a recuperar la conciencia y la movilidad: podía sentarse e interactuar con el peludito.

El comienzo de una nueva vida

Según las imágenes de YouTube, los varios meses de tratamiento hicieron que Caleb pudiera caminar sin el apoyo de nadie e inclusive jugara con la pelota al lado de "Coronel", quien recibió todo el agradecimiento y las caricias de los familiares. Ahora el menor lleva una vida normal, pero con el dolor de haberse separado de su madre y hermanos.

Te puede interesar

SÍGUENOS