Cara de cuervo, cuerpo de loro y grito aterrador: es el loro Drácula

Los loros drácula viven en nueva Guinea. Si antiguamente había cientos de miles, hoy quedan unos 30.000. Actualmente son cazados para vender sus plumas. 
 

Por su apariencia gótica nadie cree que se trate de un loro. Sus colores negro y rojo lo hacen parecer un cuervo aterrador.

Su nombre oficial es "loro de Pesquet" (Psittitrichas fulgidus) pero familiarmente se lo conoce como "loro Drácula". Salvo alguno que se encontrará en un zoológico, su hábitat son los bosques de Papúa en Nueva Guinea.

La única diferencia entre machos y hembras son unas pequeñas manchas de color rojo detrás de uno de los ojos. De acuerdo con los especialistas, estas aves, a pesar de tener una apariencia ruda, no son carroñeros ni se alimentan con "sangre".

Poseen algo que es muy valorado para el hombre: sus plumas. Los cazadores furtivos los matan para venderlas. Si antiguamente había cientos de miles, hoy quedan unos 30.000.  Otro problema para que su número disminuya es que están destruyendo su hábitat.

Otra cosa que lo hace particular a los "loro drácula" es el sonido que emiten. No cantan ni silban sino que gruñen y es aterrador si se lo escucha por la noche, porque suelen gritar fuerte cuando están volando.

¿Se alimenta de sangre? Nada más lejano de la realidad. Es un romántico para comer: algunas especies de higos, flores y algo de néctar.

Y tiene otra dato peculiar: no tiene plumas en su cabeza, lo que provoca que cuando come, no le quede pegado alimento en esta zona de su cuerpo.

Te puede interesar