Perrita creyó que las abejas son comestibles y terminó hinchada

Se trata de Sonja, una tierna perra que terminó con su hocico tan hinchado como si fuera cachetona de nacimiento. Una lección que jamás olvidará.
 

Los perros nunca suprimir su alma juguetona, la cual casi a menudo los conlleva a meterse en aprietos. Tanto es su afán por jugar, divertirse y lograr captar la atención de sus humanos, que son capaces de involucrarse en situaciones, que a veces, son hilarantes.

Buscando entretenerse y recibir cariño de alguien o algo, suelen meterse donde no deben o les llaman. Un ejemplo palpable es el de Sonja, una can que molestó a una abeja, creyendo que era parte de su menú.

Lo que hizo la Cocker spaniel es realmente hilarante porque no llegó a mayores. El caso se dio a conocer mediante la cuenta de Instagram del hospital veterinario Onewa Road en Estados Unidos.

La perra Sonja se encontraba jugando en el jardín de su casa, cuando de repente se topó con un interesante y curioso insecto volador de color amarillo y con rayas negras. Se trataba de una abeja, un insecto de considerable ponzoña, ante la cual, esta can en vez de dejarla tranquila, decidió comérsela.

(Foto: Instagram)

El resultado de esto, a la gran mayoría que conoce a estos animales peludos y leales, no les sorprenderá, porque obviamente la simpática e inocente perrita Sonja terminó con su hocico sumamente hinchado. Lamentablemente, esto tuvo consecuencias negativas para las dos: una terminó en una veterinaria y la más pequeña, de seguro, no sobrevivió.

Doloroso incidente que esperemos que le dejé una lección a la adorable Sonja. De seguro, la can tendrá más cuidado al momento de tener contacto con otro animal, por más que este sea más pequeño e "insignificante" para ella.

(Foto: Instagram)

Se conoce que este no es el único caso, pues existen mucho más amos que han visto a sus engreídos totalmente hinchados por jugar con panales de abejas.

Te puede interesar

SÍGUENOS