Ica: ¡Buggies y sandboard para despedir las vacaciones! [FOTOS]

A tan sólo 4 horas y media de Lima se encuentra el mejor destino turístico para grandes y chicos, la diversión está asegurada.

Ica queda en la costa de Perú, aunque es una zona que puede visitarse sin ir a sus playas. Su clima soleado y su cercanía a la capital hacen de esta ciudad uno de los destinos más concurridos.

En Ica las temperaturas pueden alcanzar 32°C como máximo y, durante diciembre y enero, hay ausencia de lluvia. Es imperdible visitar el Oasis de la Huacachina y hacer sandboard en las dunas.

Debido a los poderes curativos atribuidos a las aguas de la laguna, desde la década de 1940 Huacachina se convirtió en un balneario popular para la gente acomodada de Lima.

A pesar de que el boom real sólo duró una década, Huacachina seguía siendo una atracción turística, especialmente para los lugareños.

Sin embargo, desde principios de este siglo, el llamado "Oasis de América" se convirtió en uno de los destinos favoritos del Perú para mochileros y amantes de los deportes de aventura.

Actualmente, miles de turistas visitan cada año el oasis de Huacachina para conquistar las increíbles dunas en tablas de arena, conducir a través de un mar de arena en vehículos areneros o “buggies”, relajarse bajo las palmeras que rodean la laguna y admirar el paisaje surrealista de día y, sobre todo, al atardecer cuando el sol se oculta maravillosamente sobre las dunas mostrando un espectáculo de colores con tonalidades naranjas, rojas y amarillas.

¿Qué hacer en Huacachina?

La principal atracción de Huacachina es el inmenso desierto rodeado de las dunas más impresionantes y hermosas de América del Sur, elegida sobre todo por los amantes del deporte de aventura y turistas que quieren conocer y contemplar este bello oasis.

Hoteles y albergues, así como operadores turísticos locales ofrecen paseos en vehículos areneros de hora y media a dos horas de duración, desde las 10 de la mañana y por la tarde desde las 4. El equipo se puede alquilar en el mismo lugar. Los precios varían dependiendo del operador elegido, la temporada, en promedio de 75 soles por persona.

La mayoría de las personas prefieren la excursión de la tarde, dado que las condiciones de arena parecen ser mejores y los recorridos son recompensados con una de las puestas de sol más espectaculares al final del día.

Aquellos que quieran conquistar las dunas por sí mismos pueden alquilar un vehículo doble tracción o bien simplemente subir las dunas y disfrutar de las impresionantes vistas desde la parte superior.

Una de las experiencias más asombrosas en el desierto es pasar la noche fuera al aire libre rodeado solamente de arena y mirando el cielo despejado con millones de estrellas brillantes. Algunos operadores turísticos ofrecen una noche de campamento en algún lugar en el medio de las dunas, incluyendo un refrigerio campestre.

Otras actividades de día en Huacachina incluyen descansar relajados bajo palmeras en la orilla de la pequeña laguna, remando en el espejo de agua o nadar en la laguna.

¿Cómo es el clima?

Como la mayoría de desiertos, el oasis de Huacachina tiene un clima seco durante todo el año y rara vez llueve. La temperatura promedio es de 25°C. De enero a marzo (verano) es la temporada más calurosa con temperaturas superiores a 30°C, mientras que de mayo a agosto, época de invierno, existen condiciones más agradables, aunque aumentan los vientos.

La leyenda de Huacachina

Sobre la laguna Huacachina hay un número de leyendas locales que rodean este lugar mágico. Una de ellas refiere que una princesa local, dolida por la muerte de un guerrero amado, entró en el desierto y comenzó a llorar. Sus lágrimas cayeron sobre la arena y pronto se convirtió en un pequeño charco. Cuando notó que un cazador la observaba, huyó, dejando el charco de agua que luego se convirtió en laguna.

Según otra versión, una hermosa princesa inca caminaba en el desierto, admirándose en un espejo de mano, cuando sus ojos avistaron a un cazador. Huyendo de él, dejó caer el espejo que se hizo pedazos y se convirtió en un pequeño lago en medio del desierto.

Casi todas las versiones de la leyenda dicen que los pliegues de su capa, corriendo detrás de ella mientras corría, se convirtieron en las dunas de arena que circundan la laguna de Huacachina.

Antes de irte, no dudes en darte un paseo por las haciendas vitivinícolas. Tacama, Queirolo, La Caravedo y decenas de bodegas ofrecen catas de sus productos, venta y tours por sus viñedos. Puedes visitar Cachiche, el llamado Pueblo de las brujas. En él encontrarás la Palmera de siete cabezas, una planta que crece al ras del suelo y que posee muchas leyendas. Puedes hacer la caminata del Cañón de los perdidos. Este es uno de los atractivos turísticos que no es tan conocido. Implica una caminata larga que debes hacer sí o sí con tour, pero podrás tener unas fotos increíbles.

Fuente: ANDINA

Te puede interesar