Médicos recetan viajes y naturaleza para sanar a sus pacientes

Muchos odiamos ir al hospital para que nos receten pastillas, sin embargo, al otro lado del mundo, en Escocia, los médicos recetan la medicina perfecta: viajar.

Adiós al paracetamol. Ir al médico siempre ha sido tedioso y muchas veces terminamos más desgastados por las largas horas de espera que por la misma enfermedad. Sin embargo, en Escocia, hay quienes añoran obtener una cita médica pues en el país europeo suelen recetar la medicina perfecta para cualquier mal: viajar y disfrutar de la naturaleza por el mundo.

¿Parece broma no? Pero no lo es, los doctores escoceses están autorizados para recetar viajes a entornos naturales, actividades cotidianas que involucren la naturaleza, caminatas en parques y bosques, etc.

Las enfermedades que suelen ser tratadas con este tipo de recomendación, pueden ser: diabetes, problemas cardiovasculares y la presión arterial alta. Esto debido a que muchos de estos problemas están relacionados con los malos hábitos, estrés y comida chatarra.

Por ello, todos los médicos escoceses pueden recetar el contacto con la naturaleza como parte del tratamiento, pues pasar 90 minutos al día en áreas boscosas, estabiliza los niveles de presión arterial, y un día en la naturaleza de manera recurrente mejora el sistema inmunológico.

Reemplazar las causas del estrés por un momento de paz, lejos de la rutina, el estrés, ruido y contaminación de las ciudades es considerado, para muchos médicos de Escocia, como una de las mejores formas para contrarrestar esos males que nos aquejan.

Por otro lado, en Japón, también existe una práctica llamada “shirin yoku” o baño forestal, este método consiste en pasear por el bosque, pero de una forma meditativa, como explica el fundador de la Asociación de Terapias de la Naturaleza y el Bosque, Amos Clifford.

"Se trata de tomarse un tiempo para admirar el paisaje, respirar profundamente, sentir el aire, escuchar el viento, las aves, olvidarse de la rutina y convivir con nuestra paz interior”, menciona Clifford.

Los estudios japoneses concluyeron que los baños forestales favorecen la salud, baja la presión arterial, fortalece el sistema inmunológico reduce las hormonas relacionas con el estrés y disminuye el riesgo de infartos.

Ya lo sabes, no esperes a enfermarte para disfrutar de la naturaleza, hacerlo también puede ser un buen modo de prevención. Escápate en tus días libres.

Te puede interesar