¿Es cierto que tener un Ekeko en casa es bueno para la prosperidad?

En este artículo te contamos todo lo que debes de saber sobre el Ekeko. ¿Es cierto que trae prosperidad o solo es una creencia antigua?

 

¿Cuántas veces te has preguntado, por qué colocan un Ekeko en las casas o en los establecimientos? Bueno, este tiene una peculiar creencia antigua.

Según cuenta la tradición de este muñeco, el cual tiene forma humana con vestimenta llamativa, representa la abundancia, la alegría y si la familia desea agrandarse, entonces es bueno para la fecundidad.

El culto de este muñequito se extiende desde el centro del Perú hasta el noroeste de Argentina. Aunque la mayoría lo conozca como Ekeko, en algunos lugares lo llaman de diferente manera como Iquiqu o Tonupa.

Muchas personas lo consideran como un amuleto de la fortuna, pues el hombre sonriente y que aparenta de 40 años con el rostro ligeramente arrugado, ojos vivaces, la boca abierta y los brazos extendidos da la sensación de atraer la energía positiva.

Por lo general, el hombrecillo suele vestir algún atuendo típico de la zona, puede que tenga sombrero, chullo, poncho, ojotas o zapatos. Y jamás lo veremos sin ninguno de sus típicos objetos, como los billetes en dólares, alimentos o pasaporte.

Los objetos que tenga el Ekeko depende de lo que se desea pedir. Pero para que este amuleto en verdad llame la prosperidad debe de ser regalado.

Además, algunos creen que para que sea 100 % efectivo se le debe de colocar un cigarro en la boca. Si es consumido hasta la mitad es señal de mal augurio, pero si se llega a consumir por completo quiere decir que traerá muchos beneficios.

Pero, así como tiene su parte positiva, este amuleto también tiene su carga negativa. Si en la casa hay una joven soltera, este Ekeko se puede enamorar y hasta sentirse su dueño.

En algunos casos este muñeco puede ser extremadamente celoso e incluso puede ahuyentar a cualquier pretendiente.

 

Te puede interesar