¿Cuáles son las secuelas que deja la COVID-19 en el pulmón?

Siete meses después de que emergiera la COVID-19, se ha confirmado el contagio de más de 20 millones de personas y se considera que alrededor de 12 millones se han "recuperado".
 

Mientras la comunidad científica trabaja sin cesar en busca de una vacuna efectiva contra el SARS-CoV-2, los médicos tratan de entender las consecuencias a medio y largo plazo que puede ocasionar el nuevo coronavirus a aquellos que han estado expuestos.

Se conoce, por ejemplo, que algunos síntomas pueden persistir no solo en los casos más graves de la enfermedad y que, además del daño a los pulmones, el SARS-CoV-2 puede afectar al corazón, los riñones, el intestino, el sistema vascular e incluso el cerebro.

En ese sentido, el Dr. Elmer Huerta explica si realmente la COVID-19 deja secuelas en el pulmón de los pacientes afectados por la enfermedad.

"Estamos en el mes 7 de la pandemia (...) En el Perú, nuestros pacientes más antiguos están desde marzo (5 meses y medio). De acuerdo a la intensidad que hayan tenido de la enfermedad: que haya sido severa, que requirió hospitalización, que desaturaban, que llegaron a la UCI o que fueron intubados; de esos pacientes ya se tiene evidencia", explicó el especialista.

"Algunos de ellos terminan con fibrosis pulmonar, es decir, el tejido tan delicado del pulmón muere y termina en cicatriz. Las secuelas a largo plazo, a ocho, diez o 12 meses; obviamente, todavía es muy temprano para saber", acotó.

Hasta ahora, no existe estudios científicos que expongan cuáles son las secuelas considerables en los pulmones.

¿Qué es un coronavirus?

Son una extensa familia de virus que pueden causar enfermedades tanto en animales como en humanos. En los humanos, se sabe que varios coronavirus causan infecciones respiratorias que pueden ir desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS).

¿Qué es la COVID‑19?

Es la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus que se ha descubierto más recientemente. Tanto este nuevo virus como la enfermedad que provoca eran desconocidos antes de que estallara el brote en Wuhan, China, en diciembre de 2019.

Te puede interesar