Segunda vacuna rusa contra el coronavirus fue probada con éxito en los primeros voluntarios

La segunda vacuna contra el coronavirus, de origen ruso, está siendo desarrollada por el Centro Estatal de Investigación en Virología y Biotecnología Véktor en la ciudad de Novosibirsk.
 

Rusia no se quedó solo con su primera vacuna contra el coronavirus a nivel mundial, sino que ahora tienen una segunda que ha sido administrada con éxito en sus primeros voluntarios, que se sienten bien tras la inoculación, informaron desde Rospotrebnadzor, el servicio que protege los derechos del consumidor de ese país.

Según se conoce, el fármaco está siendo desarrollado por el Centro Estatal de Investigación en Virología y Biotecnología Véktor en la ciudad rusa de Novosibirsk.

Primero, 5 participantes en las pruebas recibieron una inyección y, como resultado de su vacunación exitosa, fue elaborado un informe provisional sobre la seguridad del medicamento EpiVakKorona. Después, 9 voluntarios más fueron inoculados, aumentando el total a 14 hasta la fecha.

Ahora todos se encuentran bajo supervisión médica y por el momento no muestran ningún complicación en su salud.

Su estado será monitoreado durante los próximos 5 días, tras los cuales los encargados del estudio presentarán otro informe sobre la seguridad y eficacia de la vacuna y se tomará la decisión sobre el inicio de la segunda etapa de las pruebas clínicas, informó Rospotrebnadzor.

Las pruebas clínicas de la vacuna en cuestión comenzaron a finales de junio, según data el informe principal ruso.

La primera vacuna contra el coronavirus del mundo

Cabe recordar, que la primera vacuna contra el coronavirus del mundo fue registrada el 11 de agosto en Rusia. Fue desarrollada por el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya.

Creada de forma artificial, sin ningún elemento del coronavirus en su composición, la vacuna se presenta en forma liofilizada, como un polvo que se mezcla con un excipiente para disolverlo y después administrarlo por vía intravenosa. La vacuna mostró su efectividad y seguridad, de acuerdo con los resultados de los ensayos clínicos.

Todos los voluntarios desarrollaron inmunidad contra la COVID-19, al tiempo que no fueron registrados efectos secundarios graves luego de ser vacunados.

La vacuna podría garantizar la inmunidad a la COVID-19 por un período de hasta dos años, de acuerdo con el Ministerio de Salud de Rusia.

Te puede interesar