Ensayos de la vacuna rusa contra el coronavirus en voluntarios muestran que es segura y tolerable

El Ministerio de Defensa ruso ha indicado que en el día 42 desde la administración de la vacuna contra la COVID-19 los voluntarios volverán al hospital para someterse a un examen médico final.

Las pruebas de la vacuna rusa contra el coronavirus realizados con voluntarios en el Hospital Clínico Militar de Burdenko muestran que es segura y que los pacientes la toleran favorablemente, según ha explicado el Ministerio de Defensa ruso.

"Los datos disponibles basados en la investigación instrumental y de laboratorio hacen posible decir que la vacuna es segura y se tolera bien", explicó el departamento gubernamental que dirige el general Sergei Shoigu, de acuerdo con el informe de la agencia de noticias rusa Tass.

En los ensayos de la candidata a vacuna han participado 18 voluntarios. Sus constantes vitales se han mantenido en niveles normales durante los 28 días posteriores a la administración de la vacuna. Los pacientes no han mostrado efectos adversos ni complicaciones ni se han manifestado con problemas de salud.

El Ministerio de Defensa ruso informó que en el día  42 desde la administración de la vacuna los voluntarios volverán al hospital para someterse a un examen médico final para dar un informe de cada uno de los tratantes.

En junio, el departamento que dirige el general Shoigú explicó que se habían seleccionado dos grupos de voluntarios para someterse a las investigaciones clínicas de la vacuna. El primer equipo incluye militares y el segundo está integrado por civiles.

El ensayo de la vacuna está a cargo del Ministerio de Defensa en colaboración con el Centro Nacional Gamaleya de Investigación de Epidemiología y Microbiología. El grupo con militares está integrado por 50 personas, de las cuales cinco son mujeres.

Entre los voluntarios figuran diez trabajadores sanitarios. A finales de junio, el ministro de Defensa ruso anunció que la investigación sobre la vacuna contra el nuevo coronavirus se completaría a finales de este mes.

A nivel mundial, la pandemia del nuevo coronavirus originado en la ciudad de Wuhan, en la provincia de Hubei, en el centro de China, ha dejado más de 13,3 millones de personas contagiadas en 188 países y ha acabado con la vida de más de 578.000 personas. EuropaPress.

Te puede interesar