¿Sabías que el consumo de paracetamol podría hacer menos empáticas a las personas?

Un estudio científico revala que el paracetamol podría generar efectos sociales en la salud de las personas. 

Una reciente investigación advierte que el consumo del paracetamol, este medicamento más usado, podría reducir la empatía de las personas.

La empatía es uno de los elementos principales para la participación afectiva de un humano, esto implica comprender la realidad ajena y consolidar las relaciones con los demás. Pero, ¿si ese rasgo psicológico de la persona se estuviera reduciendo por el consumo del paracetamol?

El estudio científico fue realizado en 114 participantes quienes recibieron 1.000 miligramos de paracetamol o un placebo, después de 60 minutos, los integrantes observaron cuatro diferentes escenarios que representaban a dos mujeres y hombres que tuvieron una experiencia positiva.

Los participantes calificaron cuánta satisfacción experimentaban esas personas, y cuánto placer experimentaban ellos mismo al ver esos escenarios.

La investigación dirigida por el profesor asistente Dominik Mischkowski de la Universidad de Ohio en Estados Unidos, manifestó que el medicamento reduce los sentimientos empáticos y el placer personal, pero que no tiene ningún efecto sobre las percepciones del placer y la positividad.

El paracetamol calma el dolor físico, actúa en algunas áreas del cerebro para lograr ese efecto, específicamente en corteza insular, un área que tiene un rol importante en las emociones.

Los medicamentos y el estado de ánimo

Expertos han confirmado que los medicamentos tienen importantes efectos en la conducta de las personas al igual que muchas drogas ilegales.

Los antidepresivos, las estatinas, los medicamentos para el asma, antihistamínicos hasta el paracetamol pueden hacer que las personas sean más impulsivas o más inquietas modificando los parámetros de nuestras emociones y personalidad.

Por ejemplo, se descubrió que las estatinas (fármacos para bajar el nivel de triglicéridos y colesterol), incrementó la agresividad en mujeres posmenopáusicas, no obstante, curiosamente, no en hombres.

Cabe mencionar que, el Pramipexole es un medicamento que se usaba en el 2001 para tratar a las personas con Parkinson, generó adicción al juego incluso en paciente que nunca se habían interesado en ello.

Te puede interesar

SÍGUENOS