¿Sarpullido? Combátelo de forma natural con estos remedios caseros

De acuerdo a diversos expertos en la salud, estos remedios caseros son perfectos para controlar la comezón y el calor producido por el sarpullido.

El sarpullido, también conocido como dermatitis, produce el enrojecimiento e irritación de la piel. A pesar de que es un problema leve, lo mejor es tratarlo a tiempo para que tu rutina diaria no se vea afectada por la comezón. A continuación, te presentamos tres remedios caseros que te ayudarán a combatirla de forma natural. ¡Toma nota!

1.Avena

Ayuda a controlar la picazón y a refrescar la piel.

Ingredientes:

-Dos cucharadas de avena

-1 taza de agua

Modo de preparación:

1.Pon a hervir el agua y la avena. Remueve constantemente hasta formar una mezcla homogénea.

2.Deja enfriar y coloca el contenido en una gasa limpia.

3.Aplica en la zona afectada como compresa.

2.Infusión de manzanilla

Permite calmar el enrojecimiento y el calor que produce el sarpullido.

Ingredientes:

-1 sobre de manzanilla

-1 taza de agua

Modo de preparación:

1.Hierve el agua y añade el sobre de manzanilla.

2.Deja reposar por unos 20 minutos.

3.Espera a que enfríe y lava la zona con sarpullido, tres veces al día.

3.Apio

Además de ser perfecto para una dieta para bajar de peso, el apio puede combatir de forma natural afecciones tales como la urticaria.

Ingredientes:

-1/2 litro de agua

-2 tallos de apio

Modo de preparación:

1.Hierve los tallos de apio junto con el agua,

2.Cuela, deja entibiar y, con mucho cuidado, sumerge dos paños de algodón.

3.Aplica sobre la piel y listo.

Recuerda acudir de inmediato a un especialista si el malestar persiste.

¿Por qué se produce el sarpullido?

Esta afección común de la piel puede aparecer a cualquier edad y en cualquier parte del cuerpo, siendo el pecho, la cintura, la espalda, los genitales y el cuello, las zonas más afectadas.

Entre los factores de que desencadenan este malestar, se encuentran los siguientes:

-Situaciones continuas de estrés

-Tomar alcohol

-Ponerse mucha ropa

-Intoxicación por alimentos

-Falta de higiene

-Sudoración abundante

-Uso de ropa sintética

Te puede interesar