4 princesas de Disney que buscan romper los estereotipos y educar con igualdad

Buscan reinventar a las princesas de Disney y alentar a las niñas a soñar por todo lo alto.

Todos, sin distinción de género tenemos los mismos derechos, por lo que hoy en día las mujeres han alzado su voz para que hacerse respetar y tener igualdad. Sobre ello, las nuevas princesas de Disney también se han hecho presente.

En los últimos años el mensaje que transmiten las princesas Disney ha cambiado, y su esencia actual está bastante alejada de lo que era en su origen como los de Cenicienta o Blancanieves.

En ese sentido, en las siguientes líneas te mencionaremos algunas de las princesas Disney que nos enseñan que todos somos iguales, sin distinción de raza o género. ¡Vamos a descubrirlas!

Mulan (Mulan, 1998)

Fa Mulan, la princesa Disney basada en la leyenda china de Hua Mulan, tras el llamamiento del emperador chino, decide hacerse pasar por un hombre y, así, poder servir en la guerra contra los Hunos y ocupar el lugar de su enfermo padre y salvar su vida.

En la película, Mulan demuestra que no solo puede alcanzar e igualar a sus compañeros varones en las aptitudes físicas, tal y como hizo en el campamento, sino que logra superarlos en ingenio. La protagonista, Mulan, gracias a su hábil ingenio, salva a sus compañeros de los Hunos utilizando un cohete para causar una avalancha.

Mulan no solo enseña en igualdad demostrando que una mujer está perfectamente capacitada para trabajos que se consideraban tradicionalmente masculinos. Mulan enseña que una mujer es capaz de hacer todo aquello que se proponga si tiene confianza.

Sin embargo, tal y como refiere el periodista Soren Hough, la historia de Mulan no trata de una mujer que se convierte en una heroína gracias a su competencia física, sino que enfatiza la fuerza en la feminidad y el ingenio, no en el poder físico

.

Mérida (Valiente, 2012)

Mérida, la princesa escocesa, se esfuerza a lo largo de toda la película en desmontar el mito de que una mujer necesita un marido para conseguir el deseado “final feliz”.

La princesa peliroja, a la par que enseña que la valentía y la sensibilidad del amor materno-filial no tienen por qué resultar dispares, muestra una protagonista que rompe con todos los estereotipos clásicos de Disney.

Asimismo, la búsqueda de un príncipe azul ya no es el objetivo de una princesa gracias a Mérida. A través de su habilidad con el arco, Mérida enseña que las mujeres también tienen lugar en ámbitos que tradicionalmente en las películas se reducían a la figura masculina.

Elsa (Frozen, 2013)

Frozen, una película que destacó por posicionar el amor familiar, el de dos hermanas, frente al clásico amor romántico entre un hombre y una mujer, al que nos tiene acostumbrados Disney.

Aunque también Anna se nos muestra diferente a la princesa estereotipada de Disney al liderar un peligroso viaje para encontrar a su hermana, sin duda, es Elsa la que destaca por ser una de las princesas Disney que educan en igualdad.

En otras películas como Mérida, la princesa ya nos muestra su fuerza al decidir luchas por sus sueños y que su vida no se basa en un hombre. En Elsa, este interés amoroso ni si quiera surge, al igual que en otras princesas como Mohana.

Elsa se nos muestra como una mujer poderosa e independiente. Es cierto que encontramos a mujeres así en otras películas Disney, pero siempre se compagina con alguna figura masculina realmente poderosa también.

Pero en Frozen, Elsa se nos presenta como la más fuerte de todo el reino. En este sentido, demuestra que las mujeres también pueden ocupar los puestos más altos de poder. Además, Elsa consigue todo esto sin llegar a negar su feminidad.

Moana (Vaiana, 2016)

Definitivamente, Mohana logró romper el molde de la clásica princesa Disney. La primera princesa de Polinesia, quien tiene el sueño de navegar y explorar el mundo, y se convierte en la jefa de su pueblo, aventurándose en solitario para salvar a su gente.

Por norma, las películas sobre héroes nos muestran como el ‘elegido’ a un varón. Moana nos enseña que el ‘elegido’ también puede ser una mujer. Y que esta puede y debe liderar a su pueblo, una misión tradicionalmente confinada a los hombres. Además, ella no solo se está preparando para el liderazgo, sino que es realmente buena en ello.

Al igual que otras princesas como Elsa y Mérida, a Moana no le surge el interés amoroso tan característico del perfil de la clásica princesa Disney. Sin embargo, lo que diferencia a ella, es que la temática del romance no se menciona a lo largo de toda la película. Ni si quiera para minimizar su importancia, como en Brave o Frozen.

Otro rasgo que diferencia a Moana del resto de películas es que transmite el mensaje de que los hombres y las mujeres pueden ser simplemente amigos. Así pues, se muestra una amistad entre un personaje masculino y femenino de la misma etnia y cultura.

(Información compartida del portal Eres mamá)

Te puede interesar